Publicidad
Publicidad

RSS Especial James Cameron

James Cameron: 'Avatar', el espectáculo absoluto

70 Comentarios
James Cameron: 'Avatar', el espectáculo absoluto
Tienes que competir codo con codo con los otros épicos títulos de fantasía y ficción, los Tolkiens, Star wars y Star Treks. La gente desea tener una realidad alternativa con la que involucrarse y quieren que tenga el nivel de detalle que la hace rica y justifica la inversión del tiempo en ella. Quieren vivir en otro lugar. Como Pandora. James Cameron

Llegamos hoy al final del especial sobre James Cameron que nos ha acompañado durante las últimas nueve semanas y lo hacemos con un filme sobre el que podría afirmar lo mismo que ya decía el pasado miércoles en la introducción de 'Titanic' (id, 1997): es tanto lo que se ha llegado a escribir y comentar sobre la película más taquillera de la historia del cine en los últimos cuatro años —parece increíble que sólo hayan pasado cuatro años desde su estreno— que resulta harto complicado veter alguna opinión que no se haya dicho ya por cualquiera de los miles de rincones de la blogosfera.

Leer más »

James Cameron: 'Titanic', el rey del mundo

55 Comentarios
James Cameron: 'Titanic', el rey del mundo
La historia no podría haber estado mejor escrita...La yuxtaposición de ricos y pobres, los roles de géneros llevados hasta la muerte, el estoicismo y la nobleza de una era que se fue, la magnificencia del gran navío superada solo por la estupidez de los hombres que lo condujeron a la oscuridad. Y por encima de todo, la lección: que la vida es incierta, el futuro desconocido...lo impensable posible. James Cameron

En los dieciséis años que han transcurrido desde su estreno, es muy probable que se haya dicho todo lo que se podría decir acerca de 'Titanic' (id, James Cameron, 1997), y este hecho pesa como una losa sobre cualquier aproximación que se pretenda hacer desde un punto de vista crítico, sea éste el que sea.

Hablar sobre 'Titanic' e intentar ser original a la hora de hacerlo es un oxímoron del mismo calibre que las mastodónticas dimensiones del malogrado transatlántico, y aun así, aun con la certeza de que mucho de lo que expondrá este texto se ha dicho ya mil veces y por mil mejores plumas que la del que esto suscribe, la oportunidad de poder verter el poso de ideas y reflexiones que estos tres lustros y constantes revisionados del filme han dejado, aterra y excita a partes iguales.

Leer más »
Publicidad

James Cameron: 'Mentiras arriesgadas', el espía, su mujer, el terrorista y su bomba

26 Comentarios
James Cameron: 'Mentiras arriesgadas', el espía, su mujer, el terrorista y su bomba
Mi amigo James Cameron y yo hicimos tres películas juntos - 'Mentiras arriesgadas', 'Terminator' y 'Terminator 2'. Por supuesto, eso fue en su periodo de cine de autor de bajo presupuesto.

La cita anterior que, obviamente, corresponde a Arnold Schwarzenegger, es la que mejor define la gran broma que James Cameron orquestó alrededor de 'Mentiras arriesgadas' ('True lies', 1994). Una broma de proporciones mastodónticas que costó a las arcas conjuntas de la Fox y Lightstorm unos 115 millones de dólares y que le arrebatarían al anterior filme del cineasta el trono de la producción más cara de la historia, iniciando así una tónica que el canadiense continuará con 'Titanic' (id, 1997) y 'Avatar' (id, 2009).

Recuperada la inversión con sus casi 400 millones de recaudación mundial —150 de los cuales fueron en territorio norteamericano—, Cameron daba con 'Mentiras arriesgadas' un alto en el camino de lo que le habíamos visto hasta entonces, abandonando no sólo la ciencia ficción que había marcado sus cuatro anteriores producciones sino también, aunque sólo en parte, el discurso de esas constantes que jalonan su cine y de las que hemos venido hablando desde 'Terminator' ('The terminator', 1984).

Leer más »

James Cameron: 'Terminator 2. El juicio final', secuela con espíritu de remake

57 Comentarios
James Cameron: 'Terminator 2. El juicio final', secuela con espíritu de remake
Básicamente, lo que quería decir con 'Terminator 2' es que todo tiene que pasar de cierta manera, todo está ya escrito.

Los sinsabores que tanto a nivel de taquilla como de crítica había dejado 'Abyss' ('The abyss', 1989), hacían mella en un James Cameron que veía como la posición que había afianzado con 'Terminator' ('The terminator', 1984) como 'Aliens, el regreso' ('Aliens', 1986) quedaba bastante erosionada. En cierto modo, el cineasta canadiense sabía que su siguiente filme sería el paso decisivo, bien hacia un abismo del que hubiera sido complicado salir, bien hacia la consagración definitiva como uno de los nombres más importantes de la industria cinematográfica de finales del s.XX y principios del XXI.

Dejemos que las cifras sean las que hablen por si solas: con 102 millones de presupuesto —una inversión que ya se había recuperado casi en su totalidad con la venta de derechos internacionales, los correspondientes a la edición en formato doméstico, y aquellos relativos a la emisión en televisión— 'Terminator 2. El juicio final' ('Terminator 2. Judgment day', 1991) logró amasar 204 millones en Estados Unidos y 519 a nivel mundial. Cameron conseguía su objetivo pero, ¿qué ofrecía de novedoso esta secuela de su "primer" filme en lo que a historia se refiere?

Leer más »

James Cameron: 'Abyss', encuentros acuáticos en la 3ª fase

27 Comentarios
James Cameron: 'Abyss', encuentros acuáticos en la 3ª fase
Practico muchísimo el submarinismo. Me encanta estar en el mar, bajo él.

El éxito cosechado por 'Aliens, el regreso' ('Aliens', 1986) tanto de taquilla —131 millones de recaudación a nivel mundial para una inversión de 18,5 millones— como de crítica, era garante suficiente para que, afianzada su posición en el mainstream hollywoodiense, James Cameron pudiera hacer prácticamente lo que le viniera en gana para su siguiente filme. Pero esta libertad no siempre es bien gestionada y la laxitud de control por parte de una productora en términos de guión puede terminar jugando en contra de las formas narrativas del mejor de los cineastas si nadie pone a prueba la "estanqueidad" de la historia. Y si no, que se lo digan a Shyamalan.

Leer más »

James Cameron: 'Aliens, el regreso', el infierno se llama LV-426

71 Comentarios
James Cameron: 'Aliens, el regreso', el infierno se llama LV-426
En términos técnicos quizás sea bastante rudimentaria con respecto a las películas de ahora; pero creo que desde el punto de vista narrativo es tan buena como podré llegar a ser.

Unas notas musicales etéreas acompañadas de la marcialidad de unos lejanos tambores dan paso a las fugaces voces de un coro. Un título sobreimpreso en pantalla. Referencias sonoras al adagio del 'Gayane' de Khachaturian seguidas de evocadores compases en los metales. Una nave que se mece al ritmo de la música flotando en la vastedad del espacio. Planos interiores que exploran los detalles de la cápsula a la deriva. No hace falta continuar. Lo que sigue es historia viva no sólo del género de ciencia-ficción, sino del séptimo arte. Con su segundo —o tercer, según se mire— filme, James Cameron se asienta cómodamente en el stardom norteamericano como uno de los mejores realizadores que surgen en los ochenta. Pero el camino hasta el estreno de 'Aliens, el regreso' ('Aliens', 1986) no ha sido fácil.

Leer más »
Publicidad

James Cameron: 'Terminator', el hombre y la máquina

44 Comentarios
James Cameron: 'Terminator', el hombre y la máquina

Tras la debacle personal que le había supuesto 'Piraña 2. Los vampiros del mar' ('Piranha 2. The spawning', James Cameron, 1981), un filme que, con el paso de los años, el cineasta ha descrito como "la mejor película de pirañas voladoras que se haya rodado"; James Cameron se encontraba en un momento determinante de su ínfima trayectoria como cineasta: podía dejarse llevar por la nefasta impresión que el rodaje de 'Piraña' le había dejado o ignorar la experiencia y seguir insistiendo en llegar a ser un nombre en la industria cinematográfica. La respuesta a tal diatriba le llegaría, como a Stephen King las ideas para sus libros, en una pesadilla.

Leer más »

James Cameron: 'Piraña 2. Los vampiros del mar', no es Cameron, tampoco cine

16 Comentarios
James Cameron: 'Piraña 2. Los vampiros del mar', no es Cameron, tampoco cine

No voy a entretenerme mucho en esta primera entrada del especial que le voy a dedicar a James Cameron por la simple y llana razón de que este engrendro de producción NO es una película de James Cameron. El realizador norteamericano ha renegado de ella desde el mismo momento que se estrenó, y si su nombre figura en los créditos es por un oscuro asunto contractual que impedía al productor, un tal Ovidio G. Assonitis —al parecer un tipo de armas tomar— quitarlo a su antojo. En palabras del propio Cameron:

Fui reemplazado después de dos semanas y media de rodaje por el productor italiano de la cinta. Simplemente me despidió y tomó el las riendas, que era lo que estaba deseando hacer desde que me contrató. No fue hasta mucho después que pude descubrir qué había pasado. Mientras tanto, la sensación fue algo así como "Y yo que pensaba que estaba haciendo un buen trabajo". Pero cuando vi lo que estaban montando, era horrible. Y entonces el productor no podía quitar mi nombre de la película porque, contractualmente, no podían presentarla con un nombre italiano. Así que dejaron el mío, aunque yo no hubiera hecho nada. Carecía de poder legal para poder influir en esa decisión desde Pomona, California, donde estaba durmiendo en el sofá de un amigo. Ni siquiera tenía un abogado. Para ser honestos a la verdad, algo dirigí, pero no siento que esta fuera mi primera película.
Leer más »

Especial James Cameron en Blog de Cine

54 Comentarios
Especial James Cameron en Blog de Cine

Es un cineasta que levanta tantas pasiones como iras —todavía recuerdo lo mucho que se le criticó aquél "I'm the king of the world" que vociferó al recoger el Oscar a la mejor película por 'Titanic' (id, 1997)— pero lo que es incuestionable es que sin su presencia el cine no sería hoy por hoy tal y como lo conocemos. James Cameron es una figura ineliduble al hablar de los cineastas cuyo paso dejará huella en la historia del séptimo arte, y en las próximas siete semanas daré buena cuenta de lo que sus ocho películas han supuesto en el devenir de la industria del cine desde los años ochenta.

Cameron es el realizador de las cifras y de las taquillas imposibles, el que a cada nueva cinta que rueda supera a la anterior en presupuesto y el que, habiendo conseguido pulverizar todos los récords habidos y por haber con 'Titanic' volvería a reordenar la taquilla, doce años después, con 'Avatar' (id, 2009). Tan sólo por eso, el director de origen canadiense merecería su entrada en el Olimpo de los cineastas más importantes de la historia, pero no sólo es el dinero el que lo ha llevado a estar dónde está.

Leer más »

'Avatar', los rasgos de una obra maestra

154 Comentarios
'Avatar', los rasgos de una obra maestra

“Nadie puede enseñarte a ver”

- Neytiri

Varias certezas surgen tras la impresión inmediata que deja el visionado de ‘Avatar’ en 3D. La primera de todas ellas es que James Cameron sigue siendo el que era, el que con seis largometrajes, ahora siete, es el más grande director de ficción científica de la Historia del Cine. La segunda es que el 3D, o por lo menos lo que este cineasta proclamaba como una revolución total, no es más que una campaña de marketing en favor de revitalizar un sector amenazado de muerte en lo comercial. Por suerte para Cameron, y por desgracia para los directores que ahora se suben a este absurdo y fútil carro sin más motivos que su incapacidad, él no necesita, aunque se haya valido de ello para sacar adelante su proyecto, del 3D para elevar la categoría estética de un legado artístico que ya es, a sus cincuenta y cinco años, imperecedero, y que se agranda aún más con esta grandiosa y poderosa aventura de ficción científica, que doce años después de ‘Titanic’, aquélla infravalorada y bellísima historia acerca de la dignidad humana, regresa ahora, precisamente, con una historia acerca de la incapacidad humana para comprender, ver y amar.

Siendo, como es, un estreno de envergadura global, una película de la que se ha hablado no ya desde hace meses, sino años, y siendo Cameron (el autoproclamado, en un momento de felicidad, Rey del Mundo) tan poco proclive a abandonar su forma de hacer las cosas, la posibilidad de que el colmillo afilado y a rebosar de veneno corrosivo de muchos espectadores, cinéfilos y analistas, se abalancen a por ella con saña (como de hecho está sucediendo) es altísima. Se habla en un importante medio nada menos que de involución artística, y en otros de que Cameron ha perdido completamente el norte. En realidad todo esto, el desacuerdo que está provocando, no hace sino confirmar, al menos para quien esto suscribe, que Cameron está de acuerdo consigo mismo, que va a lo suyo, y que la belleza de esta obra recién nacida no se va a empañar por más comentarios de incomprensión que se viertan sobre ella.

Leer más »
Publicidad

Menú