Publicidad
Publicidad

RSS Especial John McTiernan

John McTiernan: Caída en picado

11 Comentarios
John McTiernan: Caída en picado

Llegamos al final del especial dedicado a John McTiernan, con las dos últimas películas que ha dirigido de momento. Lo cierto es que hablar del firmante de maravillas como ‘Jungla de cristal’ (‘Die Hard’, 1988) o ‘El guerrero nº 13’ (‘The 13th Warrior’, 1999), es un placer siempre y cuando sean esas las películas que toque analizar o debatir. Está claro que no todo el mundo lo hace todo bien, y director con el 100% de efectividad no existe —salvo Charles Laughton—, pero que los últimos títulos de un realizador como McTiernan alcancen unos niveles tan ínfimos como los de las películas que hoy nos ocupan, es algo que llena de pena a cualquiera. ‘Rollerbal’ (id, 2002) y ‘Basic’ (id, 2003) ponen en evidencia lo que en ‘El secreto de Thomas Crown’ (‘The Thomas Crown Affair, 1999) era simplemente sospecha, que McTiernan estaba perdiendo su mano, aquella que le coronó, al menos para el que esto firma, como el mejor director de cine de acción que ha habido.

Y precisamente la acción de sus dos últimas obras están filmadas con el nervio y la precisión de siempre, pero ahí se acaba todo. Los elementos típicos del cine de McTiernan no asoman por ningún lado, y se apoya en otro tipo de características, en otro tipo de cine. Después de su reinterpretación de un film de Norman Jewison, vuelve a la filmografía de éste, adaptando uno de sus film de culto, ‘Rollerball’ (id, 1975), convirtiéndola en un chiste. Parecido a lo que luego hizo con su juguete con John Travolta, un imposible film de suspense, con ecos de ‘Rashomon’ (id, Akira Kurosawa, 1950) y ‘Sospechosos habituales’ (‘The Usual Suspects’, Bryan Singer, 1995). Para desgracia del espectador/cinéfilo, McTiernan hacía cine reciclado estropeando una filmografía casi ejemplar que había sentado las bases de mucho del cine moderno de evasión.

Leer más »

John McTiernan: 'El secreto de Thomas Crown'

59 Comentarios
John McTiernan: 'El secreto de Thomas Crown'

El año que John McTiernan estrenó por fin ‘El guerrero nº 13’ (‘The 13th Warrior’, 1999) —para el que suscribe una de sus mejores películas— tuvo la oportunidad de estrenar antes el film que rodó después del mencionado. Curiosamente se trata de una puesta al día de ‘El caso Thomas Crown’ (‘The Thomas Crown Affair’, Norman Jewison, 1968), film de enorme éxito a finales de los 60, sobre todo por lo popular que se hizo el tema central de la banda sonora compuesta por el entonces muy de moda, y más que lo estaría, Michel Legrand. ‘The Windmills of your Mind’, interpretada por Noel Harrison, se convirtió en todo un hit musical, siendo recordada como una de las más míticas canciones que han formado parte de una banda sonora original. En el remake de McTiernan hay más canciones —muy bien elegidas— y el mencionado tema consta de dos versiones, una de ellas a cargo del conocido Sting. No hay color con la original.

Es en la canción y en alguna que otra secuencia, como una muy sensual partida de ajedrez, donde ‘El secreto de Thomas Crown’ (‘The Thomas Crow Affair, 1999) pierde en comparación. El film de Jewison era demasiado deudor del lenguaje televisivo de entonces —Jewison pertenece a ese grupo de realizadores provenientes de la televisión, al lado de gente como Arthur Penn, Sidney Lumet, Frankenheimer, Ashby, etc—, y abusaba en exceso del split screen —fragmentación de la pantalla para ofrecer al mismo tiempo distintos puntos de vista o acciones paralelas—, además de una trama poco interesante, subsanada por la excelente química que había entre Steve McQueen y Faye Dunaway. McTiernan logra sacar un mayor partido del material, sobre todo en lo que respecta a su parte de thriller. Estamos ante la última prueba del talento de un director cuya carrera caería en picado con sus siguientes trabajos.

Leer más »
Publicidad

John McTiernan: 'El guerrero nº 13'

46 Comentarios
John McTiernan: 'El guerrero nº 13'

Tras el éxito que supuso ‘Jungla de cristal. La venganza’ (‘Die Hard: With a Vengeance’, 1995) nadie esperaba que tardaríamos cuatro años en ver el siguiente trabajo del realizador John McTiernan. ‘El guerrero nº 13’ (‘The 13th Warrior’, 1999) tuvo tantos problemas en su postproducción que su estreno tuvo lugar posteriormente al del siguiente trabajo del director, ‘El secreto de Thomas Crown’ (‘The Thomas Crown Affair’, 1999). Las discrepancias entre su principal productor, el también escritor y director Michael Crichton, y McTiernan obligaron al primero a prescindir del segundo y tomar las riendas, realizando un montaje diferente al presentado por McTiernan, filmando alguna que otra escena adicional.

Nada que no suene a nuevo en la filmación de una película en Hollywood. Rodajes malditos, por llamarlos de alguna manera, remontajes y remontajes, desavenencias mil entre los que buscan el negocio —los productores— y aquellos que intentan hacer arte —los directores, se supone—; algo que la mayoría de las veces termina en catástrofe tanto comercial como crítica. El caso que nos ocupa creo que es una de esas maravillosas excepciones que confirman la regla. Crichton, que no tiene un pelo de tonto, intentó hacer una versión más comercial que la ideada por McTiernan, y aún así no fue capaz de erradicar la mirada del director, muy presente en cada uno de sus planos, y que de no ser por las mencionadas diferencias creativas, es muy probable que hubiésemos estado ante la mejor película de McTiernan.

Leer más »

John McTiernan: 'Jungla de cristal. La venganza'

120 Comentarios
John McTiernan: 'Jungla de cristal. La venganza'

La imagen de la fotografía pertenece a una de las escenas más recordadas de ‘Jungla de cristal. La venganza’ (‘Die Hard: With a Vengeance’, John McTiernan, 1995), aquella en la que el carismástico John McClane (Bruce Willis) debe pasearse en calzoncillos por el barrio de Harlem con un cartel que reza “odio a los negros”. Un suicidio en toda regla, no hay duda. La realidad es que la secuencia se filmó verdaderamente en Washington Heights y el cartel que portaba Willis estaba en blanco, siendo añadido digitalmente el rótulo, para evitar controversias en el rodaje. Uno de los instantes más inspirados del guión de Jonatahan Hensleigh, que por primera vez en la saga no adaptaba una historia ya escrita. El nada personal Danny Canon fue tentado para dirigirla, pero éste prefirió irse al set de ‘Juez Dreed’ (‘Judge Dreed’, 1995), decisión con la que salimos ganando todos, pues McTiernan tuvo la oportunidad de volver a tomar las riendas de una saga iniciada por él.

El guión del film estuvo a punto de ser utilizado en la cuarta entrega de ‘Arma letal’ (‘Lethal Weapon’, Richard Donner, 1987), y antes de eso fue escrito para convertirse en un film de acción al servicio del desaparecido Brandon Lee. ‘Simon dice’ era el título del libreto, y en el mismo el personaje de Zeus era una mujer; los productores pidieron amablemente a Hensleigh que lo cambiase por un hombre, afroamericano o asiático para más señas. También se le añadió en la trama todo lo referente al robo del dinero federal para poder hermanar la historia con la saga. Lo cierto es que la película funciona muy bien en su primera mitad, quizá mucho mejor ahora que en el momento de su estreno; y decae algo en su segundo tramo, cuando la exageración se apodera del relato y el desenlace es más una concesión comercial que otra cosa. Con todo, estamos ante uno de los mejores films de acción de los 90, que no es poco.

Leer más »

John McTiernan: 'El último gran héroe'

59 Comentarios
John McTiernan: 'El último gran héroe'

‘El último gran héroe’ (‘Last Action Hero’, John McTiernan, 1993) fue un rotundo fracaso cuando se estrenó en los cines yanquis una semana después del estreno de ‘Parque jurásico’ (‘Jurassic Park’, Steven Spielberg, 1993), cinta que arrasó en el planeta entero y cuyo riesgo de batacazo era mínimo en comparación con el trabajo de McTiernan. Los dinosaurios del Rey Midas eclipsaron sin dificultad alguna al musculoso Arnold Schwarzenegger, que en esta película demostraba su peculiar sentido del humor al reírse de sí mismo como nunca lo había hecho. El público pareció no entender el arriesgado ejercicio de metalingüismo protagonizado por el actor austriaco, y que servía en bandeja a McTiernan la posibilidad de homenajear/parodiar un tipo de cine —injustamente infravalorado, nunca me cansaré de decirlo— que él mismo había revolucionado con cintas como la magistral ‘Jungla de cristal’ (‘Die Hard’, 1988).

Aún a día de hoy, casi 20 años después de su estreno, parece que sigue sin entenderse qué es ‘El último gran héroe’, y un servidor lo ha comprobado en su reciente revisado, cuando mi acompañante me espetaba, a los dos minutos del inicio, un sincero “¿y tú crees que esta película me va a gustar?”. Si uno no sabe muy bien de qué va la película, es muy probable que en sus primeros minutos se sienta la necesidad casi imperiosa de dejar de verla, pues sus imágenes retrotraen hacia el peor cine de acción, al que el propio Schwarzenegger interpretó en films de dudosa calidad como ‘Commando’ (id, Mark L. Lester, 1985) o ‘Perseguido’ (‘The Running Man’, Paul Michael Glaser, 1987). Hay que esperar un poco para comprobar que todo se trata de una grandísima broma cinéfila.

Leer más »

John McTiernan: 'Los últimos días del edén'

22 Comentarios
John McTiernan: 'Los últimos días del edén'

John McTiernan y Sean Connery quedaron tan contentos con su colaboración en ‘La caza del octubre rojo’ (‘The Hunt for Red October’, 1990) que decidieron participar en otra producción, esta vez más personal que el film citado. Estamos probablemente ante el punto de inflexión en la carrera de McTiernan como realizador. Tras encontrar un merecido éxito con sus tres films previos, el director se atreve con una historia de corte clásico, íntima, aunque sin renegar a ciertos toques de espectacularidad, que en contra de lo esperado, visten muy adecuadamente la película. El actor escocés puso de su parte al producir el film, tomando incluso decisiones creativas, reservándose además el derecho a elegir a su compañera de reparto.

‘Los últimos días del edén’ (‘Medicine Man’, 1992) —otra de esas absurdas traducciones de título a las que nos tienen acostumbradas en nuestro queridísimo país, que esta vez provocó que la película en algunos sitios figure con el título en inglés ‘The Last Days of Eden’, tan acertado como el original, aunque erróneamente más trascendental— puede parecer a simple vista un film-isla dentro de la filmografía de McTiernan, pero si nos fijamos bien, posee todos y cada uno de los elementos que le caracterizan como director, y supone en cierto modo, un paso lógico en su evolución como cineasta. Para ello se sirvió de un excelente y conciso guión de Tom Schulman —ganador de un Oscar por la extraordinaria ‘El club de los poetas muertos’ (‘Dead Poets Society’, Peter Weir, 1989)—, por el que se pagó la friolera de 3 millones de dólares.

Leer más »
Publicidad

John McTiernan: 'La caza del octubre rojo'

52 Comentarios
John McTiernan: 'La caza del octubre rojo'

El mar le concede a cada hombre una esperanza como el dormir le produce sueños

Tras el bombazo taquillero que supuso ‘Jungla de cristal’ (‘Die Hard’, 1988) el director John McTiernan tuvo el mundo a sus pies. En Hollywood suele llevarse a cabo un dicho que reza algo así como “vales lo que tu última película”, y salvo en personalidades eminentemente poderosas —póngase aquí nombre ilustres por todos conocidos— parece ser una regla de oro a tener en cuenta. Como la primera aventura cinematográfica de John McClane fue del agrado de todos, a McTiernan no había productor que le dijera que no, y menos cuando el realizador llevaba dos grandes éxitos seguidos. Curiosamente, McTiernan tuvo que rechazar el dirigir la segunda entrega de ‘Jungla de cristal’ por estar comprometido con el rodaje de la que iba a ser su nueva película como director, ‘La caza del octubre rojo‘ (‘The Hunt for Red October’, 1990).

Se trata de la primera adaptación cinematográfica de una novela del popular Tom Clancy, que escribe libros de espionaje en la línea de John Le Carré y similares, pero mucho más aburridos e insoportables. En una línea muy diferente a la marcada por Ian Fleming y el agente secreto de espionaje más famoso del mundo, Clancy propone una aventura de corte más serio y realista, por así definirlo, y también crea un personaje fijo en sus historias, el analista Jack Ryan, que por supuesto y debido al éxito del presente film, obtiene su correspondiente saga cinematográfica. Cuatro películas, y tres rostros para Ryan. Curiosamente la mejor de todas ellas es la que nos ocupa, donde Ryan es más bien un personaje secundario.

Leer más »

John McTiernan: 'Jungla de cristal'

69 Comentarios
John McTiernan: 'Jungla de cristal'

El origen de ‘Jungla de cristal’ (‘Die Hard’, John McTiernan, 1988) hay que buscarlo en una película de las características de ‘Commando’ (id, Mark L. Lester, 1985) —para el que suscribe un deplorable film de acción, a pesar de la presencia siempre simpática de Arnold Schwarzenegger—, que estaba escrita por Steven E. de Souza, uno de los guionistas más representativos dentro del cine de acción de los 80 y buena parte de los 90. La historia que estrenaría la saga cinematográfica de John McClane era en principio un guió para realizar ‘Commando 2’ de la que se haría cargo John McTiernan. Como el director acababa de trabajar con Schwarzenegger en la estupenda ‘Depredador’ (‘Predator’, 1987), la ocasión de que ambos repitiesen era ideal, pero el actor declinó la oferta de repetir el personaje de John Matrix —en el guió él visitaba a su hija, ya crecida, en el edificio Nakatomi—, como también rechazó el papel de McClane cuando el proyectó pasó a convertirse en un film con una historia independiente.

¿A cuántos se nos cae la baba imaginando qué película habría salido con Schwarznegger a las órdenes de McTiernan? No dudo ni lo más mínimo que ahora estaríamos hablando de otro clásico del cine de acción. Pero no importa, porque lo que tenemos con Bruce Willis en su personaje más famoso, es precisamente eso, un clásico. Apareció en el momento justo, cuando el alicaído cine de acción necesitaba una fuerte revitalización, sentando las bases de nuevo. Su posterior influencia es el premio a un trabajo espléndido conseguido gracias a un guión milimétrico y una inspirada puesta en escena, obra de un hombre que se convertiría —para el que suscribe aún no ha sido superado— en el mejor director de cine de acción. John McTiernan.

Leer más »

John McTiernan: 'Depredador'

62 Comentarios
John McTiernan: 'Depredador'

Si sangra, podemos matarlo

Tres años pasaron hasta que John McTiernan dirigió su segunda película tras la poca repercusión que tuvo ‘Nómadas’ (‘Nomads’, 1985) allá donde se estrenase si es que alguna vez lo hizo —en nuestro país salió directamente al mercado doméstico, lo que suele hacerse cuando no se cree en las posibilidades comerciales en salas de una película—. ‘Depredador’ (‘Predator’, 1987) fue un encargo que McTiernan supo aprovechar al máximo para hacerse un hueco en el cine y que su nombre no fuese el típico nombre de director intercambiable, de esos que tanto abundan en la industria hollywoodiense y más concretamente dentro del cine de acción o la comedia.

McTiernan tuvo la suerte de contar en su reparto con Arnold Schwarznegger, porque seamos sinceros, por muy mediocre actor que sea el protagonista de ‘Terminator’ —otra cosa es que sepa reírse de sí mismo como nadie, y que en ocasiones dé el tipo para ciertos papeles—, fue su presencia la que motivó un enorme éxito al segundo trabajo de McTiernan como realizador. Schwarznegger se encontraba en la cima de su carrera, venía de dar vida a Conan dos veces, de ser el cyborg más temido de los 80, de acompañar a una insufrible Red Sonja y de protagonizar las prescindibles ‘Commando’ (id, Mark L. Lester, 1985) y ‘Ejecutor’ (‘Raw Deal’, John Irvin, 1986), un intento de Schwarzie de hacer un thriller policíaco a la vieja usanza.

Leer más »

John McTiernan: 'Nómadas'

24 Comentarios
John McTiernan: 'Nómadas'

De todas las películas que dirigió John McTiernan sólo su ópera prima, ‘Nómadas’ (‘Nomads’, 1985), contiene un guión escrito por el propio director. De hecho estamos hablando del único guión realizado por el director en toda su filmografía, y conviene aclarar cierto malentendido que he visto en algunas webs con información equivocada. La película no es ninguna adaptación de obra literaria alguna, pero poco después del film la escritora Chelsea Quinn Yarbro adaptó a novela la historia de ‘Nómadas’, lo que ha dado lugar con el paso del tiempo a que algunos piensen que el trabajo de McTiernan es la adaptación cinematográfica de lo escrito por Yarbro.

Resulta curioso que un director tan admirado, al menos por los aficionados al cine de acción, tenga en su haber un film tan arriesgado como ‘Nómadas’ y su repercusión haya sido mínima. Tratándose de una ópera prima es lógico, pero teniendo en cuenta la fama posterior del director gracias a films que han conseguido extraordinarios resultados taquilleros, y cómo no, un respaldo de la crítica, su primer trabajo siga siendo desconocido por muchos que conocen el apellido McTiernan. En cualquier caso nos hallamos ante la peor película de su director. Verla en su momento indicaba muy poco sobre McTiernan, y verla ahora es algo meramente anecdótico.

Leer más »
Publicidad

Menú

Lo nuevo en blogdecine

Ver más artículos