Publicidad

RSS Especial Paul Newman

Paul Newman | 'El escándalo Blaze' de Ron Shelton

3 Comentarios
Paul Newman | 'El escándalo Blaze' de Ron Shelton

A punto de entrar en la década de los noventa Paul Newman no tenía que demostrar nada a nadie. Era una leyenda cinematográfica viva. Una leyenda que sin embargo, y ya en el otoño de su vida artística, la elección de papeles para interpretar carecían enormemente de interés, no por el personaje en sí, sino por las películas de las que era protagonista principal. ‘El escándalo Blaze’ (‘Blaze’, Ron Shelton, 1989) es una de esas películas.

Newman se mete en la piel de un político de los años cincuenta que estuvo metido en un escándalo sexual —de esos que hoy día dan de comer a los periodistas farsantes— con una bailarina de streeptease apodada Blaze. Una especie de biopic típico de aquellos años, bien ejecutado técnicamente, pero sin personalidad alguna. No obstante el director es Ron Shelton especialista en films deportivos de poca trascendencia, tales como ‘Los búfalos de Durham’ (‘Bull Durham’, 1988) o ‘Tin Cup’ (íd., 1996).

Leer más »

Paul Newman | 'Creadores de sombras' de Roland Joffé

4 Comentarios
Paul Newman | 'Creadores de sombras' de Roland Joffé

Tres años nada menos estuvo Paul Newman sin aparecer como actor desde que protagonizase ‘El color del dinero’ (‘The Color of Money’, Martin Scorsese, 1986). A finales de la década de los ochenta el actor entraría en una muy extraña y desconcertante etapa interpretativa. Los papeles en los que le veríamos inmerso no cuajaban con sus dimensiones como actor. Con todo, la que hoy nos ocupa fue elección del propio actor, que no se cansó de defenderla, evidentemente por sus ideas en contra de las armas.

Newman se puso a las órdenes de Roland Joffé, director británico que encaraba su tercera película tras once años en el mundo de la televisión. Joffé gozaba de un apresurado prestigio por haber dirigido las que sin duda siguen siendo sus mejores películas. ‘Los gritos del silencio’ (‘The Killing Fields’, 1984) y ‘La misión’ (‘The Mission’, 1985) han superado la barrera del tiempo, aunque realmente Mike Oldfield y Ennio Morricone son los que más han contribuido a ello.

Leer más »
Publicidad

Paul Newman: 'El zoo de cristal'

1 Comentario
Paul Newman: 'El zoo de cristal'

Retomo el especial sobre Paul Newman, y lo hago desde su última película como director, también una en la que no participó como actor. Lo cierto es que el actor con los ojos más azules de la historia entraría más tarde en una época un tanto extraña de interpretaciones. El cine cambiaba a marchas forzadas, el mainstream empezaba a convertirse casi en un género, y el actor no encontraría —o fallaría al elegir— demasiados papeles interesantes acordes con su edad.

Pero en 1987 Paul Newman venía de ganar dos Oscars consecutivos, uno como homenaje a toda su carrera, y el segundo a mejor actor principal en ‘El color del dinero’ (‘The Color of Money’, Martin Scorsese, 1986). Su fama de leyenda viva del cine empezaba a crecer sobremanera, y eso se vio con creces en la presentación de ‘El zoo de cristal’ (‘The Glass Menagerie’, 1987) en Cannes, cuya rueda de prensa quedará como una de las más ridículas de la historia, por culpa de esos seres intermediarios llamados agentes.

Leer más »

Paul Newman | 'El color del dinero' de Martin Scorsese

7 Comentarios
Paul Newman | 'El color del dinero' de Martin Scorsese

Tras ‘Harry e hijo’ (‘Harry and Son’, Paul Newman, 1984), concretamente en 1986, el popular actor recibió un Oscar honorífico como clara señal del arrepentimiento de la Academia de Hollywood por no haber premiado jamás con la dorada estatuilla a uno de los actores más brillantes que el cine estadounidense ha tenido. Al año siguiente Newman haría historia al ganar uno como mejor actor principal por ‘El color del dinero’ (‘The Color of Money’, Martin Scorsese, 1986), secuela de ‘El buscavidas’ (‘The Hustler’, Robert Rossen, 1961), pero cansado de ninguneos no acudió a la ceremonia. Era quien era, y estaba por encima de todo ese circo.

La idea de hacer la secuela de una de las películas más prestigiosas en las que había participado, dando vida al mítico Eddie Felson, salió del propio Newman, que le envió a Martin Scorsese el libro de Walter Tevis ‘The Color of Money’, ya que consideraba al director de Queens el ideal para llevar a cabo una continuación del film de Rossen. En un principio iba a ser una secuela directa, con Felson encontrándose de nuevo con Minessota —personaje a cargo de Jackie Gleason—, pero el actor declinó la oferta. Con todo Richard Price hizo un guión extraordinario que en nada envidia al original.

Leer más »

Paul Newman | 'Harry e hijo', drama personal

1 Comentario
Paul Newman | 'Harry e hijo', drama personal

‘Harry e hijo’ (‘Harry and son’, Paul Newman, 1984) es una de las películas más extrañas del actor/director. Se trata del único trabajo donde Newman aparece acreditado como guionista y autor de la historia, al lado de Ronald Buck. Una historia que se inspira parcialmente en la novela ‘A Lost King’ de Raymond DeCapite. Las malas lenguas dicen que esta película posee mucho de autobiográfica, debido a la especial relación que Newman tuvo con su hijo. No sería de extrañar.

El propio actor declaró en una ocasión que éste era un film muy personal, que tuvo una mano creativa incluso antes de dirigirla. Si a ello sumamos la elección del actor Robby Bensonsex symbol de los setenta—, que también tuvo una más que difícil relación con su padre, está claro que estamos ante un film que supone mucho para sus artífices. Realizada en una década en la que el público buscaba otras cosas, el film hereda formas sesenteras y setenteras, dando como resultado una película muy interesante a ratos, muy desequilibrada en otros.

Leer más »

Paul Newman | 'Veredicto final' de Sidney Lumet

1 Comentario
Paul Newman | 'Veredicto final' de Sidney Lumet

‘Veredicto final’ (‘The Verdict’, Sidney Lumet, 1982) supone una de las mejores interpretaciones de Paul Newman, ya no sólo de la década de los ochenta —en la que enlazó tres films seguidos de “denuncia”, el sistema policial en ‘Distrito apache’ (‘The Bronx: Fort Apache’, Daniel Petrie’, 1981), el cuarto poder en ‘Ausencia de malicia’ (‘Absence of Malice’, Sydney Pollack, 1981), y el presente—, sino de toda su carrera. Un personaje rebelde, anti-sistema y casi un perdedor, de los que también interpretaba el actor en su juventud, y para los que seguía en plena forma en su madurez.

La película —cuyo título original no posee ninguna relación con la ópera prima de Don Siegel— es una de esas de ambiente judicial tan del gusto de Sidney Lumet, cuya ópera prima es probablemente el film de juicios más popular de la historia. Esta vez en lugar de encerrar la cámara con los doce miembros del jurado, decide usarla para hacer una radiografía sobre la abogacía, a través de la vida de Frank Galvin (Newman), un abogado que lo perdió todo y ahora tiene la oportunidad de ser alguien, al enfrentarse a un importante caso sobre negligencia médica.

Leer más »
Publicidad

Paul Newman | 'Ausencia de malicia' de Sydney Pollack

1 Comentario
Paul Newman | 'Ausencia de malicia' de Sydney Pollack

Hace poco la magnífica ‘Spotlight’ (íd., Thomas McCarthy, 2015) se alzaba, contra todo pronóstico según iba trascurriendo la velada de premios, con el Oscar a la mejor película. Una de las grandes bazas del film es el retrato de un tipo de periodismo que parece perderse en la memoria del tiempo, más aún en esta era de Internet en la que cualquiera con un dedo, un ojo y algo de cerebro puede “imprimir” su opinión, a lo que hay que sumar el aberrante periodismo que tiene lugar actualmente en muchos conocidos periódicos, preocupados más en el color amarillo de las cosas que en la verdad.

La profesión que hoy hace vomitar es tratada con un enorme respeto en el film citado, que sin duda bebe de clásicos como ‘Todos los hombres del presidente’ (‘All the President’s men’, Alan J. Pakula, 1976), otra radiografía sobre el periodismo impecable. Sydney Pollack, que se educó entre platós televisivos, efectuó un ejercicio parecido en ‘Ausencia de malicia’ (‘Absence of malice’, 1981), en la que revisaba los puntos flacos del cuarto poder. Con un excelente Paul Newman a la cabeza del reparto el resultado es algo decepcionante, aunque no exento de interés.

Leer más »

Paul Newman | 'Distrito apache' de Daniel Petrie

2 Comentarios
Paul Newman | 'Distrito apache' de Daniel Petrie

Tras comenzar la década de los ochenta con una película tan mediocre como ‘El día del fin del mundo’ (‘When Time Ran Out…’, James Goldstone, 1980) Paul Newman dio un giro en su carrera y buscó interpretar películas con cierta carga crítica. El terceto de películas que hizo tras el desastre de Goldstone así lo demuestran; y en algún caso, como el que nos ocupa, fue totalmente tergiversado, provocando la ira de cierto sector del público. ‘Distrito Apache’ (‘Fort Apache: The Bronx’, Daniel Petrie’, 1981) enfadó mucho a negros e hispanos.

La película, que sirvió de inspiración a la extraordinaria serie de televisión ‘Canción triste de Hill Street’ (‘Hill Street Blues’, 1981-1987), retrata la vida de una comisaría de policía en el distrito más peligroso del Bronx. Las experiencias reales de los policías Thomas Mulhearn y Pete Tessitore, trasladados al guión escrito por Heywood Gould —interesante guionista, y director de un film tan recomendable como ‘Un buen policía’ (‘One Good Cop’, 1991)—, sirvieron, según Newman, para mostrar la violencia de la ciudad. Muchos no lo entendieron así. Pasa continuamente con los ciegos.

Leer más »

Paul Newman y la ciencia ficción (II): 'El día del fin del mundo' de James Goldstone

3 Comentarios
Paul Newman y la ciencia ficción (II): 'El día del fin del mundo' de James Goldstone

‘El día del fin del mundo’ (‘When Time Ran Out…’, James Goldstone, 1980) pertenece realmente al subgénero de cine catastrofista, que en la década de los setenta sufrió su primera época de esplendor —la segunda es en la actualidad, en la que todo blockbuster debe contener al menos la destrucción de toda una ciudad—; pero hay elementos tan exagerados, por no decir delirantes y estúpidos, que sólo pueden tomarse como ciencia-ficción. Tras la gloriosa ‘El coloso en llamas’ (‘The Towering Inferno’, John Guillermin, 1974), Paul Newman volvió a rodarse de fuego, esta vez en la única película, según él, que hizo únicamente por dinero.

De hecho, Newman tenía que interpretar, por contrato, una secuela del film de Guillermin, pero como Steve McQueen rechazó el interpretarla, se desestimó el proyecto y en su lugar nació esta lindeza. La última película dirigida por James Goldstone, tras la cual se refugió en el medio que lo vio nacer, la televisión. El rodaje estuvo lleno de catástrofes aún más delirantes que el argumento de la propia película, cuya premisa parte de la erupción de un volcán en una isla, en la que han construido un enorme hotel que se encuentra en el punto de mira del volcán.

Leer más »

Paul Newman y la ciencia-ficción (I): 'Quintet' de Robert Altman

5 Comentarios
Paul Newman y la ciencia-ficción (I): 'Quintet' de Robert Altman

A finales de la extraordinaria, para el arte, década de los setenta, la productora Twentieth Century Fox apostó por la Sci-Fi y la fantasía con dos títulos ejemplares. Por un lado, la ya mítica ‘Star Wars’ de George Lucas, un canto a la fantasía lleno de nostalgia, ejem… La segunda fue esa cima del género de ciencia-ficción titulada ‘Alien’ (id, Ridley Scott, 1979), y la tercera fue ‘Quintet’, filmada el mismo año que la película de Scott, y dirigida por el peculiar Robert Altman. Aún a día de hoy me pregunto qué vería Paul Newman en el proyecto para querer protagonizarlo. Estamos ante una de las peores películas del popular actor —a partir de aquí sus aciertos artísticos empezarían a ser menores—, y por descontado ante una de las peores filmadas por su director.

No obstante, ‘Quintet’ es una de esas películas que no carecen de interés, por cuanto la idea sobre el papel resulta de lo más atractiva. Un futuro distópico que ha convertido el planeta en una gran bola de nieve, con temperaturas muy bajas, condenando a los pocos supervivientes a morir congelados. Un regreso a los inicios como especie, con poco que hacer, salvo sobrevivir, o entretenerse con un perverso juego conocido como Quinteto. Una pena que Altman, director sin duda equivocado para tal empresa, y un trabajo actoral desganado, lastran sin remedio una película que poco a poco va desapareciendo en la memoria una vez vista. Y en mi caso van ya dos veces.

Leer más »
Publicidad

Ver más artículos