Publicidad
Publicidad

RSS Especial vampiros

Vampiros de verdad: 'Stake Land' de Jim Mickle

40 Comentarios
Vampiros de verdad: 'Stake Land' de Jim Mickle

Llegamos al final de este especial sobre vampiros cinematográficos con una película que no tenía pensado incluir cuando comencé el especial —entre otras cosas porque aún no estaba filmada—, y que sin embargo ahora veo que es perfecta para finalizar el mismo. ‘Stake Land’ (2010) supone el segundo largometraje del cineasta Jim Mickle, de quien ahora y debido a la buena recepción crítica del presente film, cobra relevancia su ópera prima, ‘Mulberry Street’ (2006), considerada entre cierto sector de la red como un título de culto dentro del subgénero zombie. Un título destinado al olvido gracias a que la maravillosa distribución de películas vive, en estos tiempos de Internet, su época más gloriosa logrando enterrar cualquier película a su alcance. Dicho film, de muy bajo presupuesto, se caracterizaba por un claustrofóbico uso de los espacios.

‘Stake Land’ sigue siendo un film de muy bajo coste, pero en cambio abre su campo de acción a todo un mundo apocalíptico infestado de unos vampiros muy peculiares. Acentuando el lado más salvaje de los mismos, semejan una mezcla entre vampiro y zombie, seres incapaces de pensar movidos única y exclusivamente por su deseo de sangre. Curiosamente la figura del vampiro en esta película es más un mcguffin utilizado para hablar realmente de otras cosas. Su empleo me ha parecido tan inteligente que no he podido resistirme a incluirla en el grupo —en el que evidentemente ni están todas las que son, ni son todas las que están— como broche final, y también por el hecho de considerarla una magnífica muestra de género, muy entretenida, reflexiva, arriesgadamente política y con un personaje central lleno de carisma.

Leer más »

Vampiros de verdad: 'Thirst' de Park Chan-wook

25 Comentarios
Vampiros de verdad: 'Thirst' de Park Chan-wook

Terminamos este largo especial sobre el vampirismo en el cine con dos películas recientes que no han conocido estreno comercial en nuestras salas. La primera de ellas es ‘Thirst’ (‘Bakjwi’, Park Chan-wook, 2009), film que hace unos meses se editó en DVD en España, lo que ha permitido —ejem— que podamos disfrutar aquí de la última obra del director coreano firmante de películas tan fascinantes como ‘Old Boy’ (‘Oldeuboi’, 2003) o ‘Sympathy for Lady Vengeance’ (‘Chinjeolhan geumjassi’, 2005), ahora que se encuentra en fase de postproducción su primer film enteramente estadounidense, ‘Stoker’. Con ella el extravagante realizador se adentra en el subgénero vampírico tan de moda en los últimos años gracias a una lamentable saga cinematográfica y a una magistral serie de televisión.

Para ello escribe a cuatro manos con su habitual Jeong Seo-Gyeong un guión que se inspira en la novela de Émile Zola ‘Thérèse Raquin’, ya llevada al cine en 1953 de la mano del gran Marcel Carné, que narraba las vicisitudes de una pobre muchacha obligada a casarse con su primo, teniendo una aburrida vida al lado de éste y su tía, hasta que aparece alguien que cambiará las tornas drásticamente. La evolución dramática de una mujer con oscuras intenciones, como ya habían tratado las imprescindibles ‘La bestia humana’ (‘La bête humaine’, Jean Renoir, 1938) y ‘Deseos humanos’ (‘Human Desire’, Fritz Lang, 1954), también basadas en un texto de Zola, y con las que el trabajo de Chan-wook tiene alguna que otra similitud, sobre todo en lo que respecta al retrato del personaje femenino, aquí una de las mejores femme fatale del cine actual.

Leer más »
Publicidad

Vampiros de verdad: 'Vampiros' de John Carpenter

36 Comentarios
Vampiros de verdad: 'Vampiros' de John Carpenter

‘Vampiros’ (‘Vampires’, John Carpenter, 1997) fue la película más exitosa del maestro en la década de los 90. Siempre me ha parecido increíble la forma de ningunear al director de películas como ‘La cosa‘ (‘The Thing’, 1982) o ‘Starman’ (id, 1984), hasta el punto de que hoy casi parece un desconocido. John Carpenter es, junto a Clint Eastwood, el único director que aúna clasicismo y modernidad, creando un estilo único perfectamente reconocible, y su rechazo, por así llamarlo, por parte de la industria y público es una tema que daría para hablar largo y tendido. En cualquier caso ‘Vampiros’ estuvo a punto de ser una película muy diferente a cómo la conocemos. A punto estuvo de ser dirigida por Russell Mulcahy, con Dolph Lundgren encabezando el reparto. Seguro que incluso los detractores del film estarán de acuerdo en que con el cambio hemos salido ganando todos.

Con Carpenter ya al frente del proyecto, aquel intentó lo que siempre hizo en muchos de sus films pasados, que Eastwood, del que se confiesa un sentido admirador, interpretase la película dando vida a Jack Crow, el cazavampiros. Si antaño, al final era Kurt Russell quien cogía el testigo, esta vez le tocó a un muy inspirado James Woods, que curiosamente protagonizó uno de sus siguientes papeles a las órdenes del director de ‘Escalofrío en la noche’ (‘Play Misty for Me’, 1971), su verborreico personaje en ‘Ejecución inminente’ (‘True Crime’, 1999), mientras que Eastwood rendía posteriormente un homenaje al presente film en su laureada ‘Mystic River’ (id, 2003). No voy a negar que imaginar a Eastwood en el papel de Woods hace que se me caiga la baba durante horas, pero eso es sólo anecdótico; estamos ante una de las revisiones del mito vampírico más originales y llenas de fuerza de todas cuantas se han realizado.

Leer más »

Vampiros de verdad: 'Drácula' de Francis Ford Coppola

109 Comentarios
Vampiros de verdad: 'Drácula' de Francis Ford Coppola

He cruzado océanos de tiempo para encontrarte

Cuando medio mundo quedó encantado, y el otro medio no, con la vuelta de Francis Ford Coppola a la saga de ‘El padrino’, el famoso director ganador de cinco Oscars sorprendió con su siguiente proyecto, una adaptación de la mítica novela de Bram Stoker sobre el más conocido de los vampiros literarios y cinematográficos. La última adaptación oficial databa de 1979 a cargo de John Badham, y atrás quedaban las exploraciones de la Hammer, con Terence Fisher y Christopher Lee a la cabeza, y también las míticas creaciones de Tod Browning y F.W. Murnau, amén de un buen número de apariciones en películas no tan conocidas —hablamos de uno de los personajes de ficción más llevados a una pantalla de cine—, por lo que volver a un personaje tan tratado era, cuanto menos, curioso. Todo el mundo estaba expectante por saber si Coppola repetiría un fracaso del estilo de ‘Corazonada’ (‘One From the Heart’, 1982) —con el que comparte el hecho de haber sido rodadas íntegramente en estudio— o, por el contrario era un éxito.

‘Drácula’ (‘Bram Stoker´s Dracula’, 1992) terminó siendo uno de los más grandes éxitos de su director en una época en la que los avances en los efectos visuales empezaban a cobrar una gran importancia —recordemos que esta película está filmada entre ‘Terminator 2: el juicio final’ (‘Terminator 2: Judgment Day’, James Cameron, 1991) y ‘Parque jurásico’ (‘Jurassic Park’, Steven Spielberg, 1993), que todavía tienen el listón muy alto al respecto—. Coppola utilizó efectos bastante artesanales para así poder abaratar la producción, pues en Columbia no iban a dejar que se pasasen del presupuesto asignado, que al final quedó en unos 40 millones de dólares. El origen de la película se encuentra en el acuerdo que Winona Ryder y Coppola tenían por aquel entonces, debido a que la actriz no “pudo” protagonizar ‘El padrino, parte III’ (‘The Godfather, part III’, 1990) —fue sustituida por Sofia Coppola, para desgracia de muchos— y el director acordó con ella que le presentase un guión interesante en el que ambos pudiesen colaborar. Lo que en un principio iba a ser una miniserie de televisión dirigida por Michael Apted, terminó siendo la película que hoy todos conocemos. Afortunadamente.

Leer más »

Vampiros de verdad: 'Los viajeros de la noche' de Kathryn Bigelow

38 Comentarios
Vampiros de verdad: 'Los viajeros de la noche' de Kathryn Bigelow

Primero de los cuatro posts que quedan para terminar este ciclo vampírico que me he permitido el lujo de realizar por aquello de acordarnos de vampiros verdaderos únicos e intransferibles, antes de que las nenazas que brillan a la luz del sol se apoderen de las pocas neuronas que quedan en el planeta. Empezamos con la que, a mi juicio, se trata de la mejor película de vampiros que parió el cine moderno —si es que tal acepción puede darse—, la verdadera ópera prima de Kathryn Bigelow, directora de intensa mirada fílmica, que ha entendido el mundo masculino mucho mejor que otros compañeros de profesión siendo hombres. ‘Los viajeros de la noche’ (‘Near Dark’, 1987) compitió aquel año con ‘Jóvenes ocultos’ (‘The Lost Boys’, Joel Schumacher, 1987) por recuperar el cine de vampiros, en una década en la que el cine destinado a un público juvenil marcaba las pautas a seguir.

Films como el mencionado, o la excelente ‘Noche de miedo’ (‘Fright Night’, Tom Holland, 1985), sobresalían dentro del género fantástico, de entre toda la retahíla de productos que inundaban las salas de cine. La sombra de Steven Spielberg, uno de los realizadores más “copiados” en aquellos años, planeaba sobre muchos de esos films, pero en el caso del trabajo de Bigelow, la cosa apunta otras maneras. A pesar de que su reparto está lleno de actores jóevenes en su mayoría, ‘Los viajeros de la noche’ parece pasar olímpicamente de las pautas marcadas en este tipo de cine, y propone una historia llena de suciedad, violencia, muerte y desolación. Una película por la que su directora recibió el apodo de “Sam Peckinpah femenina”, algo exagerado sin duda, pero no del todo descabellado.

Leer más »

Vampiros de verdad: 'Déjame entrar (Let Me In)' de Matt Reeves

49 Comentarios
Vampiros de verdad: 'Déjame entrar (Let Me In)' de Matt Reeves

Vaya por delante un aviso a ciertos lectores que tal vez se rasguen las vestiduras al ver incluida en el especial sobre vampiros mucho mejores que las nenazas ésas que brillan con los rayos del sol una película como ‘Déjame entrar (Let Me In)’ (Matt Reeves, 2010). Revisado el film sueco, que por supuesto merece su inclusión en el especial, no ha cambiado mi opinión al respecto desde la primera vez que la vi, pero sí debo retractarme de algo que escribí en su momento. Dije que la magistral película sueca sería estropeada por el consabido remake norteamericano. Es un placer para mí tragarme esas palabras, y a pesar de que la idea de hacer un remake de un film de tan sólo dos años de vida, me parece de lo más absurda, sí es cierto que cuando la operación sale bien —muy pocas veces— uno no debe cerrarse en banda por el hecho de ser un remake.

Dicen por ahí que para disfrutar de una película como ‘Déjame entrar (Let Me In)’, lo mejor es acercarse a ella olvidándose de que uno ha visto la original. Es muy fácil. Según esta gente, uno debe eliminar de su cerebro la experiencia de haber visto una película como si tal cosa, algo que no dudo algunos sean capaces de hacer continuamente. Uno no puede obviar el cine anterior que se ha visto, hacerlo sería negarse a ver e intentar entender la evolución que el séptimo arte tiene desde su creación. En cualquier caso, una de las virtudes del trabajo de Matt Reeves es precisamente la de tener vida propia aún teniendo que ser comparada con la versión dirigida por Tomas Alfredson.

Leer más »
Publicidad

Vampiros de verdad: 'El vampiro' de Fernando Méndez

12 Comentarios
Vampiros de verdad: 'El vampiro' de Fernando Méndez

Tercera incursión de la muy desconocida por estos lares cinematografía mexicana en este especial de vampiros al que ya le quedan pocas mordeduras. Si antes nos centramos en el díptico vampírico dirigido por Miguel Morayta —‘El vampiro sangriento’ (1962) y ‘La invasión de los vampiros’ (1963)—, ahora lo haremos en otro no menos popular al que hay que añadirle el valor de la influencia posterior en el género de terror y/o fantástico. ‘El vampiro’ (1957) fue el mayor éxito de Fernando Méndez, tanto que está considerada como la cota más alta del terror mexicano. El trabajo del director fue comparado con el de Cecil B. DeMille —supongo que por la concepción del espectáculo—, y la película sedujo a importantes cineastas como François Truffaut, que por aquel entonces era un prestigioso crítico que aún no había dado el salto a la dirección.

Dicha influencia por supuesto tiene mucho que ver con la puesta en escena de Méndez, que parece adelantarse en un año a todo lo que hizo famosa a la mítica productora británica Hammer, sobre todo en sus producciones de tema vampírico. Argumentalmente ‘El vampiro’ hace gala de un entramado familiar/dramático, tan característico del cine mexicano, que se entremezcla con la trama de corte fantástico, sin duda mucho más interesante. El trabajo de Méndez ha sobrevivido al paso del tiempo —más de 50 años no es ninguna broma cuando se trata de cine— sin ningún tipo de dificultad, y resultan sorprendentes algunos de los apuntes de un relato que fusiona con convicción elementos propios del cine mexicano y universales.

Leer más »

Vampiros de verdad: 'La invasión de los vampiros' de Miguel Morayta

16 Comentarios
Vampiros de verdad: 'La invasión de los vampiros' de Miguel Morayta

Antes de proseguir en este especial de vampiros con la que a mi juicio es la mejor muestra del género en la década de los 80, saltamos en el tiempo unos cuantos años, y regresamos al cine de Miguel Morayta con la secuela de ‘El vampiro sangriento’ (1962) titulada ‘La invasión de los vampiros’ (1963) y que es una continuación en toda regla. Recordemos que el caso de Morayta es cuanto menos peculiar. Luchó en el bando republicano, siendo familiar de Franco, estuvo a punto de morir bastantes veces y en esos años el único contacto que tiene con el cine es el conocer personalmente a la realizadora Leni Riefensthal. Cuando escapa de Europa al otro lado del charco, su intención es irse a Argentina, pero primero recae en México, donde se queda y estudia cine. El resultado: uno de los más importantes impulsores del cine mexicano con más de 70 películas en su haber.

Precio a pagar: ser un completo desconocido en nuestro culto país. El propio director, original de Ciudad Real, dice tener una opinión muy clara al respecto pero prefiere callarse. Con 103 años de edad, casi nada, Morayta dejó de hacer cine allá por 1978, y las posibilidades de ver alguna de sus películas son más bien remotas. Me imagino que todos pensáis en ese espacio virtual, ayudados entre otras cosas por cierto entrañable animal de carga, ahí donde se hace el trabajo que las distribuidoras cinematográficas, en este caso en el mercado doméstico, no hacen. En estos tiempos de rápido consumo, ediciones mil de las mismas películas, ¿qué trabajo cuesta ampliar horizontes sobre un cineasta olvidado por su propio país?

Leer más »

Vampiros de verdad: 'Jóvenes ocultos' de Joel Schumacher

62 Comentarios
Vampiros de verdad: 'Jóvenes ocultos' de Joel Schumacher

Hace nada hablábamos de ‘Noche de miedo’, la primera película en el cine moderno, si es que tal acepción existe en realidad, en introducir el mito vampírico en un contexto juvenil estudiantil virginal. Y una de las primeras hijas bastardas, por así llamarlas, que originó fue precisamente este ‘Jóvenes ocultos’ (‘The Lost Boys’, Joel Schumacher, 1987) con el artesano Richard Donner en labores de producción. De hecho, el director de ‘Lady halcón’ (‘Lady Hawke, 1985) iba a tomar las riendas del proyecto, pero el realizador se vio inmerso en el rodaje de ‘Arma letal’ (‘Lethal Weapon’, 1987) y delegó funciones en Joel Schumacher, que venía de obtener cierto éxito con ‘St. Elmo´s Fire’, una comedia dramático romántica, protagonizada por un montón de jovencitos, entonces de moda, y que el paso de los años casi han enterrado en el olvido, con la excepción de Emilio Estévez, y no precisamente por actor.

Si hay un precedente directo de esa saga vampírica actual que tantos dólares está recaudando en medio universo, sin duda es el film que hoy nos ocupa, y que juguetea con los elementos planteados en la anteriormente comentada ‘Noche de miedo’, en la que Tom Holland escapaba con toda lucidez de su pasado televisivo —comentario éste dedicado con el corazón en la mano a nuestro lector eluyeni—. Ambiente enteramente adolescente, y más adulto de lo que pueda parecer si tenemos en cuenta la idea original del proyecto, en la que el guión describía un grupo de vampiros en plan Goonies.

Leer más »

Vampiros de verdad: 'Noche de miedo' de Tom Holland

45 Comentarios
Vampiros de verdad: 'Noche de miedo' de Tom Holland

Nos adentramos de lleno en este especial de vampiros en la década de los 80, probablemente la década que peor ha envejecido, artísticamente hablando, aunque para muchos de nosotros representa la época en la que crecimos viendo películas de todos los tiempos. En los 80 hay tres películas sobre el tema del vampirismo que juntas marcaron un antes y después en la concepción del mito vampírico, destinado ahora hacia un público más joven sin traicionar con ello el espíritu clásico de estas criaturas tan fascinantes, sino todo lo contrario, rejuveneciéndolo hasta límites insospechados. ‘Noche de miedo’ (‘Fright Night’, Tom Holland, 1985) es la primera de esas películas, la que primero dio el paso, y a partir de la cual, el vampiro ya no fue el mismo en el mundo del séptimo arte. Para bien y para mal.

Para bien porque abrió las posibilidades más tarde exploradas por Joel Schumacher, Kathryn Bigelow o John Carpenter, reescrituras de algo de sobra conocido por el espectador. Y para mal, porque con ello el subgénero vampírico empezó a caminar por una muy fina línea al lado de la cual ya se cae en lo trivial, lo irrespetuoso y lo banal, creando productos de consumo tan rápido que apenas queda tiempo para observar de cerca su nulidad. Sirva como ejemplo de ello los famosos libros que provocaron de momento tres atentados cinematográficos, cuya existencia son la única razón de ser de este especial, destinado no sólo a rememorar algunas grandes películas, sino a descubrir al aficionado una galería de vampiros hechos y derechos, alejados de toda prostitución adolescente.

Leer más »
Publicidad

Ver más artículos