Publicidad

RSS Jack Nicholson

Recordar a Jack Nicholson es recordar a uno de los grandes. Un actor inmenso, con una larga y prolífica carrera a sus espaldas, que le ha deparado numerosos y prestigiosos premios, así como el reconocimiento de todos los estamentos que forman parte del séptimo arte. Su mirada socarrona y su sonrisa diabólica pertenecen a un actor de leyenda, que ha dejado capítulos esenciales en la historia del cine y que a lo largo de su vida se ha forjado esa imagen de vividor que no esconde.

Sin ir más lejos, el año pasado, para celebrar su setenta cumpleaños montó una espectacular fiesta en su mansión, con seiscientos invitados y con setenta guapas camareras que no dejaron de servir a copas a los asistentes. Hoy, que cumple setenta y uno, seguro que también lo va a celebrar como merece la ocasión, aunque quizás no trascienda tanto. Hoy es buen momento para recordar una de las figuras esenciales de mi mitomanía cinéfila particular.

Su nombre es el de una de las estrellas más grandes que ha deparado el celuloide. Y es que tener a sus espaldas cincuenta años de carrera cinematográfica no está al alcance de muchos. Y menos, cuando algunos de sus papeles quedarán marcados a fuego en la memoria de muchos espectadores. ¿Cómo olvidar el rostro diabólico y enajenado asomando a través de una puerta astillada que ha abierto a hachazos en ‘El resplandor’, o moviédose como pez en el agua entre los internos de una institución psiquiátrica en ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’?.

Desde sus inicios, en títulos como ‘Cry baby killer’ (su debut en 1958), y en‘El Terror’ o ‘La pequeña tienda de los horrores’, ambas bajo el apadrinamiento y la batuta del gran Roger Corman, hasta su más reciente y aclamada interpretación en ‘Infiltrados’ de Martin Scorsese, han transcurrido más de cuatro décadas y más de setenta títulos.

Su enorme capacidad de meterse hasta el tuétano de sus personajes le ha reportado muchas satisfacciones como actor y nos ha brindado, a los cinéfilos, papeles dispares, pero entrañables, únicos, llenos de fuerza y pasión. Heredero, admirador y deudor del gran Marlon Brando, Jack se ha movido con igual destreza en el drama, como en el terror o en la comedia, y con tanta comodidad y facilidad como su capacidad interpretativa le ha permite. Tanto carácter ha impregnado a los grandes personajes que ha protagonizado, que a uno ya le resulta difícil separarlo de su imagen real.

Cuando lo ves entusiasmado, con sus inseparables gafas oscuras, sonriendo sarcásticamente en un partido de baloncesto, de sus adorados Los Ángeles Lakers, parece la misma sonrisa diabólica que esbozó en ‘Las brujas de Eastwick’, en ‘Batman’ o en ‘Mejor Imposible’. Y es que entre los personajes de Nicholson y el propio Jack resulta difícil distinguir. Quizás uno de los capítulos más duros de su propia vida tenga algo que ver. Jack vivió en una equívoca situación familiar hasta que conoció que la que siempre creía su hermana mayor era, en realidad, su madre, mientras que su abuela era quien ejerció el papel maternal durante toda su infancia. Un trago difícil de digerir, pero que le forjó con fuerza para afrontar el resto de su dilatada y extensa vida personal. Siendo un adolescente se marchó a la costa oeste para aprender arte dramático. Luego llegó Roger Corman y sus inicios como actor en la entrañable serie B del maestro. Titubeantes interpretaciones que ya evidenciaban la madera de actor que disponía. Hasta que Denis Hopper lo lanzó al estrellato con la exitosa y mítica ‘Easy Rider’. Después llegaron títulos indelebles como ‘Mi vida es mi vida’, ‘Rojos’, ‘El honor de los Prizzi’, ‘La fuerza del cariño’, ‘El cartero siempre llama dos veces’,...

Es cierto que Jack peca de excesivamente histriónico en sus trabajos, pero no se le puede negar que es una personalidad abrumadora y que afronta sus papeles con maestría, oficio y con una presencia magnética y absorbente para la cámara. Al igual que hace con su propia vida, repleta de momentos excéntricos y salvajes, sumando conquistas, mujeres, broncas y juergas por doquier. Viviendo al límite pero sin perder ese carisma que le es propio. Al igual que no pierde su sencillez y humildad, que le lleva a reconocerse como sólo un tipo que hace películas. Y es que ese histrionismo acentuado, que en los demás puede suponer un defecto, él lo ha convertido en su mejor virtud, su sello personal.

En Blog de cine | Jack Nicholson

Jerry Goldsmith | 'Studs Lonigan', de Irving Lerner

9 Comentarios
Jerry Goldsmith | 'Studs Lonigan', de Irving Lerner

Mientras su trayectoria televisiva seguía haciéndole acreedor de grandes elogios y su nombre continuaba asociándose a numerosas cabeceras —ya que aún está reciente su adaptación cinematográfica podríamos destacar aquí que Jerry Goldsmith sería el encargado de la música de 'El agente de la C.I.P.O.L' ('Man fron U.N.C.L.E', 1964-1968)— el que estaba llamado a convertirse en maestro del arte de la música de cine seguía dando pequeños pasos en la gran pantalla de la mano de producciones de poca entidad que, como ya dije en la presentación del especial, contaron siempre contra todo pronóstico con toda su atención sobre los pentagramas.

Ejemplo claro de ello es 'Studs Lonigan' (id, Irving Lerner, 1960) un oscuro filme de escaso presupuesto que reunía al compositor de nuevo con el cineasta para el que había compuesto el año anterior esa 'City of Fear' (id, 1959) que comentábamos hace unos días. Y si ya en relación al errático thriller comprobábamos que se abría un considerable abismo entre música e imágenes, dicho abismo comienza a adquirir tintes de insondable cuando hemos de atender a lo que ofrece la cinta y lo que la partitura de Jerry Goldsmith llega a transmitir en modos que, aquí y allá, son completamente ajenos a la parquedad de lo rodado por Lerner.

Leer más »

Roger Corman/Edgar Allan Poe (V): 'El cuervo'

3 Comentarios
Roger Corman/Edgar Allan Poe (V): 'El cuervo'

‘El cuervo’ (‘The Raven’, Roger Corman, 1963) es la segunda adaptación cinematográfica del famoso poema de Edgar Allan Poe tras la realizada en la década de los treinta, ‘El cuervo’ (‘The Raven’, Louis Friedlander, 1935). La misma reunía a las dos leyendas del cine de terror Boris Karloff y Bela Lugosi en un relato que se tomaba no pocas licencias con respecto al original, lo cual no es descabellado, puesto que hablamos de un poema. Lo mismo sucede con la presente, que cuenta con un guion de Richard Matheson, quien junto a Corman optó por un tono totalmente cómico.

Con dicha decisión la película no sólo se aparta considerablemente del tono del poema –Vincent Price consideraba descabellada la idea de adaptar simplemente un poema−, sino de lo que la serie de adaptaciones del escritor de Boston por parte de Corman estaban ofreciendo hasta ese instante. Price quedó encantado con el tratamiento de Matheson, teniendo como compañeros de filmación a Boris Karloff y Peter Lorre, ofreciendo así una comedia que en cierto modo parodiaba los títulos anteriores. El resultado puede resultar desconcertante, pero también altamente disfrutable.

Leer más »
Publicidad

Lo mejor de Mike Nichols

13 Comentarios
Lo mejor de Mike Nichols

El pasado día 19 de noviembre falleció el director y productor de cine Mike Nichols. Hoy vamos con un homenaje a un director que nunca fue admirado a lo grande como otros directores coetáneos, y tampoco odiado o infravalorado.

Repasando toda su filmografía es evidente que Nichols jamás pudo superar sus dos primeros trabajos tras las cámaras, títulos míticos dentro de la historia del cine, y por lo que será siempre recordado. Nichols era un director que solía manejar guiones de hierro, la mayoría de ellos; su mayor problema fue siempre la puesta en escena para la cual nunca estuvo dotado, estropeando en ocasiones el material que tiene entre manos —'Closer' (id, 2004) es el ejemplo más vergonzoso de su carrera—.

Leer más »

'Mejor...imposible', El amor duele

10 Comentarios
'Mejor...imposible', El amor duele

Melvin Udall (Jack Nicholson) es un escritor con trastorno obsesivo compulsivo enamorado perdidamente de la camarera de un restaurante (Helen Hunt) que de repente se ve implicado en la vida de su vecino, un pintor (Greg Kinnear) cuyo repentino asalto violento provoca la cercanía con una persona, en principio, totalmente deleznable y antisocial.

A James L. Brooks le hará algún día un monumento la crítica, incluso también la del idioma español, y es muy posible que todos respiremos aliviados por el largo, nada ponderado y muy repetido ridículo que ha hecho con un cineasta de un talento descomunal que se ha llevado con gran audacia todos los reproches para finalmente hacerlos inservibles. ¿No es acaso esa la mejor manera de empezar una historia de amor?

Leer más »

Tim Burton: 'Mars Attacks', con la estridencia por bandera

31 Comentarios
Tim Burton: 'Mars Attacks', con la estridencia por bandera

Hay afirmaciones que es mejor hacerlas como suele recomendarse el quitar un esparadrapo, rápido y de golpe. Así que allá va: no me gusta 'Mars Attacks!' (id, Tim Burton, 1996), nunca me ha gustado y creo que nunca lo hará, sobre todo a la vista de los resultados que se han derivado de su último visionado. Pero cuidado, eso no quita para que, como trataré de exponer en los párrafos que siguen, sea capaz de valorar en su justa medida lo que este título supone dentro de la trayectoria del cineasta de Burbank, pueda discernir y apreciar cuáles eran las intenciones para ponerla en pie o incluso llegue a alabar algunas de las virtudes incuestionables que atesora su metraje.

Siguiendo con la plena honestidad, y aun a sabiendas de que a ojos de muchos de vosotros, estimados lectores, de nada valdrán ninguno de los argumentos que expondré más abajo cuando vienen enunciados por alguien a quien no le gusta la película, he de confesar que cuando acudí a verla al cine hace ya diecisiete año fue una de esas raras ocasiones en las que, incómodo en la butaca por aquello que discurría en pantalla, me planteé en no pocas ocasiones el salir de la sala; una medida que, por una razón u otra, sólo he tomado en un par de extremas ocasiones. Y si 'Mars Attacks!' no terminó siendo una de ellas fue por los pelos.

Leer más »

Tim Burton: 'Batman', el héroe gótico

64 Comentarios
Tim Burton: 'Batman', el héroe gótico
Nunca he sido un amante de los cómics, pero siempre me ha atraído la imagen de Batman y el Joker. La razón por la que nunca he sido un fan del tebeo es porque no podía discernir qué bocadillo de diálogo se suponía que tenía que leer. No se si era dislexia u otro motivo, pero esa fue la razón por la que me encanta 'La broma asesina' porque por primera vez pude saber cuál leer. Es mi favorito. Es el primer cómic que me apasionó. Y su éxito dio respaldo a nuestras ideas. Tim Burton

Como comenté en la entrada de 'Bitelchús' ('Beetlejuice', 1988), Tim Burton había comenzado a trabajar junto a Sam Hamm en las ideas previas para 'Batman' (id, 1989) allá por 1986, aparcándolas momentáneamente para poder dedicarse al exitoso filme de fantasmas que convencería de forma definitiva a la Warner acerca de la idoneidad del realizador de cara a poder levantar un filme que Michael Uslan, uno de los productores, llevaba queriendo poner en pie desde casi una década antes.

Leer más »
Publicidad

'Mejor... imposible', el tarado con corazón

42 Comentarios
'Mejor... imposible', el tarado con corazón


“No entiendo este local. Me obligan a comprarme una chaqueta pero tú puedes venir de andar por casa. No lo entiendo.”

-Melvin Udall (Jack Nicholson)

Vaya por delante que, precisamente, ‘Mejor…imposlble’ (‘As Good as It Gets’, James L. Brooks, 1997) no es el tipo de película que a mí me atrae. Ni mucho menos. Y si sólo fuera por su final feliz (del que luego hablaremos), su estilo más verbal que visual, su historia de buenos sentimientos y su condición de enésima historia de amor, ni me habría acercado a ella. Pero ‘Mejor…imposible’ es mucho más que una historia de amor o una comedia negra, o un melodrama, y es de esa clase de películas que pueden usarse como arma arrojadiza (retórica, claro) contra todos aquellos que claman contra la desaparición de cierto tipo de comedia dramática de calidad en Estados Unidos, una vez desaparecidos los grandes maestros. Como suele suceder, el talento está ahí, y si esta película se hubiera hecho en los años cincuenta y sesenta creo, sinceramente, que todos la recordaríamos como una de las más importantes comedias clásicas que se han visto.

Si ayer hablábamos, con ‘Barton Fink’ (id, hermanos Coen, 1991), de un escritor en crisis por el pánico a la hoja en blanco, y de los tortuosos caminos de la creatividad, hoy, con ‘Mejor… imposible’, hablamos de un escritor sin la menor crisis de creatividad (por lo que parece, prolífico y de éxito), cuyo mayor problema para escribir son los vecinos que vienen a incomodar con sus problemas. El extremo personaje de Melvin Udall, interpretado por Jack Nicholson, es uno de esos antihéroes a los que últimamente estamos tan acostumbrados en las ficciones norteamericanas, verdadero corazón de un relato inolvidable, que jamás confunde sentimentalismo con verdadera y mundana emoción, que absolutamente siempre se mantiene a la altura de la mirada humana, y que no por investigar en algunas de las miserias de la vida moderna pierde un ápice de luminosidad y verdad.

Leer más »

'¿Cómo sabes si…?', correcta comedia con grandes intérpretes

24 Comentarios
'¿Cómo sabes si…?', correcta comedia con grandes intérpretes

Esa tarde se estrena la comedia romántica ‘¿Cómo sabes si…?’ (‘How Do You Know’), dirigida por James L. Brooks (‘Mejor imposible’, ‘Al filo de la noticia’), que nos habla de una deportista que es expulsada del equipo a causa de su edad y de repente se encuentra con una vida sin sentido y dirección. No le faltan ofertas en lo que se refiere a la cuestión sentimental, pero ella no tiene claro que casarse y tener hijos vaya a satisfacerle como únicos planes de futuro.

Lo mejor de ‘¿Cómo sabes si…?’ es la personalidad y el encanto de Reese Witherspoon, quien logra una fuerte conexión que nos mantiene durante todo el metraje pendientes de si logrará una buena resolución de sus problemas. Esto palia en gran medida alguna de las cuestiones del film, como su larga duración o lo endeble de su conflicto. Paul Rudd es el segundo aliciente, con su personaje ya totalmente definido, entre buen partido y pagafantas, y sus habituales escenas en solitario ante la cámara en las que da rienda suelta a algo que no sabría decidir si es vis cómica o absoluta inconsciencia ante el propio ridículo.

Como alivio cómico están en el film, en papeles secundarios, Owen Wilson y Jack Nicholson. El primero, como siempre, más gracioso por su mera presencia que por sus interpretaciones, da el toque de gamberrismo y descerebre que necesita la película para romper el tono algo envarado que la constriñe. Nicholson, más grande que su personaje— también como siempre—, cuenta con algunos de los mejores momentos del film y funciona como desencadenante de todo. La quinta pata de la mesa sale de Kathryn Hahn, la secretaria embarazada, con un personaje nada desdeñable.

Leer más »

Stanley Kubrick: 'El resplandor'

87 Comentarios
Stanley Kubrick: 'El resplandor'

Tras el rotundo fracaso, algo que se equilibró con el paso de los años gracias al mercado casero, de ‘Barry Lyndon’ (id, 1975), Stanley Kubrick se propuso realizar un film taquillero al precio que fuese. Su particular oportunidad para ello la encontró en la adaptación de la novela de un joven escritor con sus mismas iniciales, Stephen King, de quien el director de ‘Lolita’ (id, 1962) no había leído nada, pero sí había visto la película de Brian De Palma ‘Carrie’ (id, 1976) —no sólo una de las mejores adaptaciones de un libro de King que existen, sino también una de las mejores películas de su director—. Echando mano de la escritora Diane Johnson, Kubrick escribió el guión dejando fuera a King, quien siempre manifestó su rechazo hacia la película. El escritor decía que Kubrick no entendía las reglas del género del terror.

Resulta curioso que años después King recuperase los derechos de la novela para producir y escribir una adaptación televisiva, enormemente fiel al libro, dirigida por Mick Garris y con Rebecca De Mornay en su reparto, y que no resiste la comparación con el original. Tal y como aseguraba Kubrick, King parece escribir sobre una idea, la retoca un poco y envía el material a la editorial sin más. Una forma bastante certera de opinar sobre las cualidades de King como escritor de literatura de terror. En cualquier caso, ‘El resplandor’ (‘The Shining’, 1980) ha pasado a la historia del cine como una de esas adaptaciones que mejoran con creces el material original.

Leer más »
Publicidad

Ver más artículos