Publicidad

RSS Placeres culpables

Hay más cine ahí fuera: Doblajes cachondos, carteles icónicos y Samuel L. Jackson resume 'Juego de Tronos'

3 Comentarios
Hay más cine ahí fuera: Doblajes cachondos, carteles icónicos y Samuel L. Jackson resume 'Juego de Tronos'

Estamos a punto de despedir una semana más, pero en Blogdecine no estamos dispuestos a que eso suceda antes de realizar nuestro tradicional repaso a los mejores artículos relacionados con el séptimo arte publicados fuera de aquí durante estos últimos siete días. El menú de esta semana incluye, entre otros temas, doblajes cachondos, Samuel L. Jackson y su guía para principiantes de 'Juego de Tronos', cómo se hicieron carteles icónicos y parodias porno. ¡Vamos allá!

Leer más »

Placeres culpables: 'Operación Swordfish' de Dominic Sena

31 Comentarios
Placeres culpables: 'Operación Swordfish' de Dominic Sena

Concluyo mi aportación al especial de placeres culpables con ‘Operación Swordifsh’ (‘Swordfish’, Dominic Sena, 2001), una película que ha recibido bastantes varapalos críticos pero que yo me lo paso pipa cada vez que la veo, y ya van unas cuantas veces. Eso contando que la mayor parte de los ingredientes y participantes en el film no vaticinaban nada bueno —y quizá no lo sea—. Por un lado Dominic Sena, que pareciendo olvidado desde su correcta ‘Kalifornia’ (id, 1993) venía de triunfar con la aburridísima '60 segundos' (‘Gone in Sixty Seconds’, 2000), con todos los malos tics del cine made in Jerry Bruckheimer, se proponía trasladar un guión del temible Skip Woods cuyo currículum es para echarse a temblar. En la producción Joel Silver, de quien nunca sabes si va a salir algo bueno o malo.

Hugh Jackman es una garantía, actor carismático y por aquel entonces recién estrenado como Lobezno, podía dar el tipo como héroe de acción, o anti-héroe más bien. Que el terceto protagonista lo rematasen Halle Berry y John Travolta —un actor que conoció dos veces la fama, y dos veces estropeó su carrera—, éste haciendo de villano, ya no pintaba nada bien. Pero a saber si los planetas estaban alineados cuando la película se filmó, o simplemente la cogieron con ganas, porque ‘Operación Swordfish’ con todos sus defectos, sobre todo de puesta en escena y guión rocambolesco, me entretiene mucho más que otros blockbusters mejor considerados. Además se ríe de sí misma desde su inicio.

Leer más »
Publicidad

Placeres culpables: 'Golpe en la pequeña China' de John Carpenter

29 Comentarios
Placeres culpables: 'Golpe en la pequeña China' de John Carpenter

‘Golpe en la pequeña China’ (‘Big Trouble in Little China’, John Carpenter, 1986) entra de lleno en este especial sobre placeres culpables que en mi caso culminará con una entrega más. Y las razones son más que obvias cuando se revisa esta película una y otra vez. Nos encontramos ante uno de los peores trabajos de John Carpenter como director, y probablemente ante el más ambicioso. Tras el relativo fracaso de ‘Starman’ (id, 1984) en la que le cayeron comparaciones con su coetáneo Steven Spielberg, se metió de nuevo a trabajar para un gran estudio —la Fox— que le entregó el mayor presupuesto con el que ha trabajado Carpenter hasta la fecha. Los resultados están lejos de los mejores logros de uno de los cineastas más coherentes que ha dado el cine en la actualidad, a pesar de que el director no se prodiga ahora todo lo que quisiéramos.

‘Golpe en la pequeña China’ se enmarca dentro del grupo de películas más comerciales de Carpenter, compuestas por la floja ‘Christine’ (id, 1983) y la magnífica historia del hombre de las estrellas —para el que suscribe una de las mejores películas de su director—, la primera uno de los mayores éxitos de su autor, y la segunda no tanto a pesar de una muy merecida nominación al Oscar para Jeff Bridges. Con el film protagonizado por su actor fetiche, Kurt Russell, se esperaba romper taquillas, sobre todo por su aproximación al cine del Rey Midas, pero una mala promoción y una mezcla de géneros quizá no demasiado esperada, no motivaron al público de la época. Con el paso del tiempo, y aun viendo que el film no está exento de fallos, éste se ha convertido en una pieza de culto.

Leer más »

Placeres culpables: 'Guerra mundial Z' de Marc Forster

26 Comentarios
Placeres culpables: 'Guerra mundial Z' de Marc Forster

Mi compañero el joven viejo Pablo Muñoz —quien dentro de veinte años tendrá un ojo crítico endiabladamente perspicaz, y si no al tiempo— señalaba en su crítica de 'Guerra mundial Z' ('War World Z', Marc Forster, 2013) los más que claros aciertos de un film que prácticamente rinde tributo a su propia condición de blockbuster. Lo cierto es que creía que iba a pensar todo lo contrario que don Muñoz, mucho peor incluso —nada de lo mostrado en los tráilers o avances me gustaba, nada—, pero resulta que la película, con sus limitaciones, obvias y evidentes, me lo ha hecho pasar como un niño con un juguete nuevo.

Por eso y aunque se trata de un estreno reciente he creído oportuno incluirla en el especial de placeres culpables, que dentro de dos posts dará por concluida mi intervención en el mismo. Son muchos los que piensan que la obra de Max Brooks es inadaptable, y razón no les falta, por eso pienso que la decisión tomada al respecto del tratamiento es de lo más acertada. Marc Forster se rodea de nada menos que cinco escritores, algunos de ellos sólo contratados para arreglar el tercer acto, y nos cuela un producto de entretenimiento sin mayor intención que la de ser consumido a la velocidad de los zombies en el mismo. 'Guerra mundial Z' no da respiro a ningún tipo de espectador, y su forma de no hacernos pensar es de lo más inteligente que he visto en cine de este tipo.

Leer más »

Placeres culpables: 'Terminator 2: el juicio final' de James Cameron

82 Comentarios
Placeres culpables: 'Terminator 2: el juicio final' de James Cameron

Uno de los recuerdos más gratos que tengo como cinéfilo es el haber asistido al estreno de 'Terminator' (id, James Cameron, 1984), y salir completamente alucinado del cine. Enseguida apunté el apellido de Cameron, quien con sus dos siguientes películas me había ganado completamente. Hoy, casi treinta años después, y con muchas más películas vistas, sigo pensando que es uno de los mejores narradores del cine actual, y un más que potente director de Sci-Fi. Por eso cuando tras el fracaso de la excelente 'Abyss' ('The Abyss', 1989) anunció su implicación en una secuela del film que le encumbró tanto a él como a Arnold Schwarzenegger, yo fui de los que no les hizo mucha gracia la noticia. Con todo, confiaba en la capacidad narrativa y sentido del espectáculo de un director que aún me regalaría buenos y excitantes momentos en el cine.

Y eso es precisamente lo que me hace disfrutar de una película como esta, que además de inferior al film original es una operación comercial muy hábilmente diseñada que no sólo devolvería a su director la posición de privilegio que necesitaba, sino que asentaría la imagen de Schwarzenegger para con su público fiel. El presupuesto más alto por aquel entonces para una película, y unos efectos visuales que supondrían toda una revolución —con los que Cameron ensayaría para su tan cacareado proyecto sobre la adaptación de Spider-Man, unos de esos films que todos lamentamos no haya realizado—, más el hecho de ver a Schwarzenegger como el bueno del relato —detalle que la exagerada promoción del film se encargó de reventar— eran los principales elementos hacia el más que seguro éxito. Y así fue. La película desintegró taquillas.

Leer más »

Placeres culpables: 'Armageddon' de Michael Bay

65 Comentarios
Placeres culpables: 'Armageddon' de Michael Bay

Sabe el lector veterano que hay varios directores, digamos populares, que no cuentan con mis simpatías hacia su cine. Michael Bay es uno de ellos, un iluminado que posee varias películas dignas de la etiqueta de terrorismo cinematográfico, aún dentro de los márgenes en los que se suele situar su cine, los de la evasión. Muy poco dotado para la tensión, o para reflejar el drama que toda buena cinta de acción posee, es un director que suele confundir espectáculo con aparatosidad, tomando el exceso como firma. Proveniente del mundo del videoclip —como muchos otros realizadores— sus giros de cámara de 360 grados, marca de la casa, causan el más profundo de los rechazos, o apasionan a muchos consumidores de palomitas sólo interesados en desconectar el cerebro durante dos horas.

De su filmografía me quedo sólo con dos películas —el resto me parecen totalmente prescindibles, sobre todo su saga robótica—, 'La roca' ('The Rock', 1996), que a pesar de poseer una de las peores persecuciones jamás vistas, creo que tiene más aciertos que fallos, y también a Sean Connery con un carisma arrollador que hace que no nos planteemos demasiadas cosas; y 'Armageddon' (id, 1998) que multiplicaba por mil lo que Bay nos había ofrecido hasta ese momento. Si bien es cierto que analizando minuciosamente, y tampoco tanto, el film podríamos sacarle bastantes defectos, la delirante premisa es servida con tanta desvergüenza que es en esta película donde el estilo Bay encuentra su sentido. El exceso como disfrute rompiendo todas las reglas habidas y por haber en un sentido completamente distinto al que solía proclamar continuamente Fritz Lang. Exacto, acabo de nombrar a Lang en un post sobre Michael Bay.

Leer más »
Publicidad

Placeres culpables: 'Project X' de Nima Nourizadeh

10 Comentarios
Placeres culpables: 'Project X' de Nima Nourizadeh

Hace poco os hablaba de la fallida 'Emergo' (Carles Torrens, 2011) como uno de los infinitos ejemplos de la ya cansina técnica de rodaje conocida como found footage. En este especial de placeres culpables entra de lleno un reciente found footage que tal vez posea todos los defectos de este tipo de films en los que el punto de vista se altera peligrosamente. 'Project X' (id, Nima Nourizadeh, 2012) es una salvajada; la película más bajada del año pasado propone la fiesta casera más bestia jamás vista. Tanto que recientemente sirvió de inspiración a un grupo de imbéciles que celebrando un cumpleaños destrozaron una casa rural por valor de 30.000 euros, justificando ante la Guardia Civil el presente film como única razón para su acto. La realidad superando a la ficción, o los débiles de mente demostrando cuan peligrosa es la ignorancia.

En cualquier caso el film puede verse como una puesta al día de lo realizado por John Landis en películas como 'Desmadre a la americana' ('Animal House', 1978), salvando las distancias evidentemente. El director de 'Resacón en las Vegas' ('The Hangover'), Todd Phillips, más el veterano Joel Silver, producen el evento siendo muy conscientes de la fórmula. Se tratada de filmar un fiestón, como en el caso del film mencionado —y cuya tercera entrega nos llegará próximamente— pero bajando la edad del público objetivo. Esta vez serán unos adolescentes con las hormonas disparadas los que prepararán una enorme fiesta de cumpleaños que se les termina yendo de las manos, perdiendo el control hasta límites insospechados.

Leer más »

Placeres culpables: 'Pasado de vueltas' de Adam McKay

12 Comentarios
Placeres culpables: 'Pasado de vueltas' de Adam McKay

Para estrenar este especial de diez placeres culpables —después de mí, cogerá el testigo mi compañero Juanlu con el número de películas que él decida— he decidio escoger 'Pasado de vueltas' ('Talladega Nights: The Ballad of Ricky Bobby', 2006), una película que vista un par de veces he disfrutado lo suficiente a pesar de sus obvias limitaciones. Dentro de la actual comedia estadounidense el nombre de Adam McKay es uno de los que apuestan por cierto tipo de comedia irreverente y transgresora, dentro de unos límites —otro sería por ejemplo Judd Apatow, tan querido en algunos sectores—, y que en mi caso no me parecen totalmente desechables a pesar de realizar películas demasiado largas, uno de los principales males del cine actual, en el que parece que si una película no sobrepasa las dos horas no es película.

Guionista y director de algunos episodios del mítico Sayurday Night Live, McKay se lanzó a la dirección de largomterajes con 'El reportero' ('Anchorman: The Legend of Ron Burgundy', 2004), film que prácticamente ha alcanzado la categoría de culto entre los admiradores de Will Ferrell y este tipo de comedias. A pesar de que podría haber elegido la ópera prima de McKay, me he decidido por esta simpática producción ambientada en las carreras de competición, y que, entre otras cosas habla de la verdadera amistad, el precio del triunfo, el fracaso y lo verdaderamente importante en la vida. Con un claro tufillo conservador, el film podría haber estado mucho mejor, pero gracias a la labor de algunos de los actores, y ciertos sketchs, se aguanta estoicamente y con una sonrisa en la cara.

Leer más »
Publicidad