Publicidad
Publicidad

RSS Un hombre lobo americano en Londres

Y seguimos con más noticias de remakes, que junto a las películas en 3-D invadirán el planeta muy pronto. Ahora que John Landis ha decidido volver a la pantalla grande con un film de terror —y muy probablemente con dosis de comedia—, una de sus películas más famosas será violada, perdón, revisionada en un remake que se prepara actualmente por alguno de los rincones de Hollywood. El bueno de Landis vendió los derechos del film a Dimensión, productora especializada en cine de terror, y que ya ha producido varios remakes con resultados aceptables, al menos desde un punto de vista económico, lo único que les interesa a la productoras, evidentemente.

Probablemente muchos de vosotros protestéis ante esta noticia, protestas a las cuales yo me uniré sin pensármelo. ‘Un hombre lobo americano en Londres’ —de la que por cierto se hizo una olvidable secuela, con el licántropo por París— no necesita ningún tipo de revisitación, es uno de los clásicos incólumes de los 80, un excelente cuento de horror, con inteligentes incursiones en la comedia —aprende, Sam Raimi—, y unos inolvidables efectos visuales de maquillaje, siendo la primera película ganadora al Oscar al mejor maquillaje —que fue a parar a Rick Baker—, categoría que se creó en 1981.

Vía | Worstpreviews

Rick Baker deja el cine por el CGI y las prisas de Hollywood

47 Comentarios
Rick Baker deja el cine por el CGI y las prisas de Hollywood
"En primer lugar, el CGI se ha llevado por completo la parte de los animatronics que hago. También está empezando a quedarse el maquillaje. Es el momento adecuado, tengo 64 años, y el negocio es una locura ahora mismo. Me gusta hacer las cosas bien, y ellos las quieren baratas y rápidas. No es lo que quero hacer, así que he decido que es hora de retirarme. Consideraría diseñar o ser consultor en algo, pero no creo que vaya a volver a tener un gran estudio de trabajo."

Con esas palabras ha anunciado Rick Baker que se retira del cine. Como podéis leer, el mítico artesano del maquillaje y los efectos especiales culpa a las creaciones por ordenador (CGI) de falta de trabajo y se muestra crítico con los métodos de la actual industria de Hollywood, a lo que añade el importante factor de su edad. Así las cosas, parece que ha tomado la decisión más razonable aunque los que hemos disfrutado con su trabajo le echaremos de menos.

Leer más »

'Un hombre lobo americano en Londres', veo una luna negra alzarse

16 Comentarios

Ve el video en el sitio original.


John Landis fue una vez un cineasta gamberro e insolente, el hombre que firmó ‘Desmadre a la Americana’ (National Lampoon, 1978) y ‘Granujas a todo ritmo’ (The Blues Brothers, 1980) piezas de un cine que ya no volverá, no tanto porque vivamos en una melancolía eterna como porque Landis era su contexto y su educación, y su dirección y me temo que esa línea de humor se ha traslado a la televisión, a veces con resultados gloriosos, otras en forma de animación televisiva. Debo decir que el estilo paródico de Landis coincidió con ‘Aullidos’ (The Howling, 1980) de Joe Dante y sus ironías no podían dejar de ser más antagónicas.

La película narra el viaje a Londres de dos amigos (encarnados por Naughton y Dunne) y como solamente uno de ellos sobrevive al ataque de unos lobos tras tomar un páramo en el que van a morir. Despertándose en el hospital, el superviviente se enamorará de una sensual enfermera (Jenny Agutter) al tiempo que descubrirá que la licantropía es, snif, una tragedia adolescente, una historia que termina con balas de platas y lágrimas y callejones oscuros. No es el despertar adolescente de este joven americano en una Londres que no entiende, a medio camino entre un lugar cercano a villorrios, urbe neogótica y cuna de cultivo de cierta estética punk, sino una película de terror, lo que incluye festividad sexual y mucho dolor. O tal vez sí lo sea.

Mientras que la película de Dante es brillante en los aspectos esenciales, equilibrar ironía y construcción narrativa, la de Landis es la que ha envejecido peor, aunque sus encantos se mantengan irresistibles: la idea principal de su cineasta es expresar esa adolescencia genuinamente americana con dosis de pastiche cuasi paródico y nadie puede decir que no se esfuerce por ello, ahí están la magnífica secuencia onírica con cameo de Miss Piggy incluído que para algo Frank Oz es colaborador habitual de su cineasta, o las advertencias de un Griffin Dunne convertido en desternillante zombie del más allá, con un anticlimático sentido del humor capaz de dislocar cualquier convención. Y esa banda sonora, que incluye a Creedence Clearwater Revival (Bad Moon Rising), Van Morrison (Moondance) y dos versiones de ‘Blue Moon’, las de de Bobby Vinton, Sam Cooke y The Marcels.

Leer más »
Publicidad

'Un hombre lobo americano en Londres', chispazos de buen cine

63 Comentarios
'Un hombre lobo americano en Londres', chispazos de buen cine

“Quizá sea un perro ovejero…sigamos adelante”

- David (David Naughton)

Sin poder sacarme de la cabeza algunas creaciones de maquillaje y de efectos de la magistral ‘La cosa’ (‘The Thing’, John Carpenter, 1982), que me persiguen aún en sueños, me vienen a la memoria otras imágenes también horripilantes, que me dejaron conmocionado cuando las ví (hace ya tantos años…qué viejo se hace uno), de una película bastante inferior al filme de Carpenter, que sin embargo goza de algunos chispazos de buen cine, y que se estrenó un año antes que aquella. Me refiero, claro, a ‘Un hombre lobo americano en Londres’ (‘An American Werewolf in London’, John Landis, 1981), que junto con la ya nombrada y otros títulos de los años ochenta, colaboraron para proveernos de un buen arsenal de pesadillas por el resto de nuestras vidas, aunque no en todos los casos hablamos de cine de gran altura. Así sucede con esta extraña película (cada vez más extraña a medida que se aleja en el tiempo) que no se sabe muy bien si es de horror o de humor, o sendas cosas a la vez, como tampoco está muy claro si ambos géneros se alimentan o terminan destruyéndose mutuamente.

Es curioso que el mito de los hombres lobo no ha gozado, para qué engañarnos, de la densidad conceptual, de la evolución o de los numerosos títulos (algunos realmente importantes, como se encarga Alberto Abuín de señalarnos en su serie Vampiros de verdad) de los vampiros, que comparten con los hombres lobo un cierto universo gótico, lúgubre y luctuoso. Con decir que se considera a la muy mediocre ‘El hombre lobo’ (‘The Wolf Man’, George Waggner, 1941) la madre de este subgénero, queda dicho todo. De su espantoso remake ya hablamos en Blogdecine, y de otros títulos infumables (véase la serie ‘Underworld’ o la de los pseudo-vampiros que pueden caminar a la luz del sol…) mejor no volver a hablar. En el mejor de los casos, la figura del hombre lobo ha quedado casi siempre relegada a un segundo término, o ha protagonizado películas olvidables, en el peor de ellos. En la película de Landis, sin ser todo lo redonda que podría haber sido, se le hace un poco más de justicia, aunque sólo sea en el aspecto técnico.

Leer más »

'Un hombre lobo americano en Londres', remake a la vista

21 Comentarios
'Un hombre lobo americano en Londres', remake a la vista

Y seguimos con más noticias de remakes, que junto a las películas en 3-D invadirán el planeta muy pronto. Ahora que John Landis ha decidido volver a la pantalla grande con un film de terror —y muy probablemente con dosis de comedia—, una de sus películas más famosas será violada, perdón, revisionada en un remake que se prepara actualmente por alguno de los rincones de Hollywood. El bueno de Landis vendió los derechos del film a Dimensión, productora especializada en cine de terror, y que ya ha producido varios remakes con resultados aceptables, al menos desde un punto de vista económico, lo único que les interesa a la productoras, evidentemente.

Probablemente muchos de vosotros protestéis ante esta noticia, protestas a las cuales yo me uniré sin pensármelo. 'Un hombre lobo americano en Londres' —de la que por cierto se hizo una olvidable secuela, con el licántropo por París— no necesita ningún tipo de revisitación, es uno de los clásicos incólumes de los 80, un excelente cuento de horror, con inteligentes incursiones en la comedia —aprende, Sam Raimi—, y unos inolvidables efectos visuales de maquillaje, siendo la primera película ganadora al Oscar al mejor maquillaje —que fue a parar a Rick Baker—, categoría que se creó en 1981.

Vía | Worstpreviews

Leer más »
Publicidad

Ver más artículos