Favoritos de faure en Blogdecine http://www.blogdecine.com/usuario/ seleccionado por faure http://www.blogdecine.com <![CDATA[Especial sobre Woody Allen en Blogdecine]]> http://www.blogdecine.com/directores/especial-sobre-woody-allen-en-blogdecine http://www.blogdecine.com/directores/especial-sobre-woody-allen-en-blogdecine Thu, 04 Oct 2012 19:47:05 +0000 seleccionado por faure Woody Allen

Aprovechando el reciente estreno en nuestro país de la estupenda ‘A Roma con amor’ (‘To Rome With Love’, 2012), me decido a iniciar en Blogdecine un especial sobre la carrera de uno de mis cineastas favoritos, Woody Allen.

Ya confesé en esta página mi admiración hacia el neoyorquino hace cuatro años, cuando os dejé una lista con las que considero que son sus cinco mejores películas a día de hoy, aunque posiblemente cambie algún título cuando acabe de repasar su filmografía… El objetivo es volver a ver y comentar aquí con vosotros todos los largometrajes dirigidos por Allen —ahora mismo son cuarenta y cinco, incluyendo ‘Historias de Nueva York’ (‘New York Stories’, 1989)— y también aquellos en los que solo ha participado como actor —siete, dejando fuera ‘Antz’ (1998) y otros trabajos donde únicamente presta su voz o sus interpretaciones no aparecen acreditadas—.

Woody Allen en una escena de Manhattan

Ya sabéis, algún día estaremos como él.

Espero que os interesa la retrospectiva incluso si no compartís mi entusiasmo por la obra de este creador infatigable —a sus 76 años, tiene ya listo otro film y coprotagonizará lo nuevo de John Turturro— que comenzó ganándose la vida como guionista y cómico, antes de probar suerte con la puesta en escena y, en pocos años, convertirse en uno de los directores más respetados e influyentes de las últimas décadas.

En mi cuenta de Twitter dejaba una pista sobre el director al que iba a dedicar este nuevo especial. Aunque Woody Allen ha hablado sobre la muerte en incontables ocasiones, concretamente me refería a esto:

]]>
<![CDATA[Críticas a la carta | 'La milla verde', de Frank Darabont]]> http://www.blogdecine.com/criticas/criticas-a-la-carta-la-milla-verde-de-frank-darabont http://www.blogdecine.com/criticas/criticas-a-la-carta-la-milla-verde-de-frank-darabont Thu, 13 Sep 2012 06:53:11 +0000 seleccionado por faure La milla verde con Michael Clarke Duncan

El reciente fallecimiento del grandullón Michael Clarke Duncan ha servido para ‘La milla verde’ encuentre su hueco en esta sección de críticas a la carta. Una película dirigida en 1999 por Frank Darabont y en la que volvía a repetir adaptación de obra literaria de Stephen King y con misma temática carcelaria.

Tras ‘Cadena Perpetua’ quedó claro que Darabont sabe leer muy bien a Stephen King y trasladar su lenguaje literaria a la gran pantalla con notable resultado. En ‘La milla verde’, sin miedo a repetirse en tópicos y con valentía, Darabont, todo un artesano de Hollywood, adapta la obra por entregas del escritor, sabiendo mantener el espíritu original y elevando el resultado.

Con todo, confieso que nunca he sentido una especial predilección por este film. Me emocioné mucho más con ‘Cadena perpetua’ y con esta historia que mezcla melancolía, drama con toques fantásticos me resultó (y me ha vuelto a pasar en su revisionado para esta crítica) de menor calado.

El buen hacer de Frank Darabont en ‘La milla verde’

La milla verde con Tom Hanks

No se puede negar que el buen hacer de Frank Darabont se aprecia en todo el film. Una buena dirección de actores (aunque a veces cueste cree a un excesivo Tom Hanks en las escenas de dificultades urinarias), con un excelente reparto, una magnífica puesta en escena (de lo más brillante del film) que la convierten en una de esas películas que tanto gustan a la academicismo hollywoodiense. Sin olvidar lo mucho que ayuda la cuidada dirección de producción, detallista y brillante que ayuda bastante al empaque perfeccionista que destila la película.

La historia de ese pasillo verde es un drama carcelario con reclusos condenados a muerte y sus vigilantes, unos guardias de buen corazón, buenas personas, familiares que ejercen su trabajo con frialdad, profesionalidad y máximo respecto a los presos, tratados con gran humanidad. Aquí el trabajo de Darabont es brillante en el retrato de los guardias en la cárcel, detallando su rutina y sacando ese lado amable y sentimental en una tarea dura que se tiene que enfrentar con la muerte.

Michael Clarke Duncan y su mágico John Coffey

En ese retrato destaca el personaje de John Coffey, el interpretado por el recién fallecido Michael Clarke Duncan, que consigue aflorar aún más ese lado sensible del corazón de los guardias. En especial el del papel de Tom Hanks. El personaje, del que no se tiene antedecentes, del que apenas conocemos nada, aparece rodeado de misterio, de ternuna, de cierto magia que se intuye a pesar de su aspecto de gigante negro.

Clarke Duncan convence a base de mantener el tono de su personaje durante toda la historia, de no buscar el exceso (a pesar de que su blandura y sus lágrimas parezcan excesivas en algunas escenas) y ir tomando más protagonismo conforme avanza la historia, consiguiendo un trabajo brillante.

No podemos decir lo mismo del trabajo de los villanos. Encarnados por un guardián de lo más cretino y un desquiciado preso psicópata. Son los que peor salen parados en el conjunto del reparto. Excesivos, previsibles, planos y sin fuerza. Solo creíbles en momentos en los que se muestran más contenidos.

En cuanto a la narración de Darabont, que se prolonga por más de tres horas, solo cabe decir que se detiene en exceso en las escenas de introducción. Sabe llevar con paciencia al espectador hasta la historia principal, a ese punto sobrenatural y fantástico en el que se cuestiona la bondad y la maldad del ser humano, tema principal del film y que precisamente se sitúa en un contundente lugar donde reflexionar sobre ello: en el pasillo que conduce al terrible final de la pena de muerte en silla eléctrica.

Un cuento mágico

Una vez se ha cogido ritmo, la película mejora notablemente y empezamos a encontrar lo más interesante, esa relación entre el guardián protagonista (Hanks) y el preso “especial”. Que sirve para poner encima de la mesa temas como la enfermedad, el castigo, el destino, el sufrimiento, además, de la muerte, tema principal.

Con todo hay que reconocer que algunos giros del guión resultan forzados, se intentan camuflar algunas trampas tras el tamiz de la dualidad maldad/bondad, pero no siempre es suficiente para convencer plenamente.

Aunque, no me quiero quedar subrayando pequeñas imperfecciones de un film tan correcto, brillante en su puesta en escena, emotivo en algunas excelentes escenas y poderoso en su conclusión. Darabont sabe aderezar el film con los mejores recursos de los clásicos, desde su prólogo y epílogo, que no siendo originales, si ayudan notablemente a narrar este cuento mágico vestido de realista drama carcelario.

]]>
<![CDATA['Amor bajo el espino blanco', de Zhang Yimou, trailer ]]> http://www.blogdecine.com/trailers/amor-bajo-el-espino-blanco-de-zhang-yimou-trailer http://www.blogdecine.com/trailers/amor-bajo-el-espino-blanco-de-zhang-yimou-trailer Wed, 22 Aug 2012 07:11:54 +0000 seleccionado por faure

Por fin se estrena en España, el 31 de agosto, la penúltima película de Zhang Yimou, ‘Amor bajo el espino blanco’ (‘Shan zha shu zhi lian’, 2010), de la que habíamos hablado con motivo de su paso por el festival de Valladolid de 2011.

‘Amor bajo el espino blanco’, que internacionalmente se conoce como ‘Under the Hawthorn Tree’, nos cuenta la historia de Jing (Dongyu Zhou), una colegiala ingenua de la ciudad que debe trasladarse a un remoto pueblo en la montaña para su “reeducación” durante la Revolución Cultural. Su padre ha sido encarcelado por “derechista” y su madre lucha para alimentar a sus tres hijos. Jing sabe que tanto su futuro como el bienestar de su familia dependen de su buen comportamiento en opinión de las autoridades. Bastaría con un error para arruinar sus vidas.

Su prudente y tranquila existencia se ve trastocada cuando se enamora de Sun (Shawn Dou), el encantador hijo de un militar de élite. Debido a la diferencia social que les separa, un romance entre ellos es impensable; más aún, peligroso. Pero la atracción es mutua, poderosa e innegable. Jing intenta resistirse, pero Sun la persigue, incluso después de que la chica regrese a la ciudad. El amor entre ambos florece; es un amor puro, apasionado y secreto. Nadie debe enterarse, y menos aún la madre de Jing. De pronto, Sun desaparece. Cuando vuelve, Jing se da cuenta de que algo ha cambiado. Deberá revisar sus ideas acerca del amor, el honor y la lealtad antes de decidir en lo que cree realmente. La vida de ambos nunca volverá a ser la misma.

De la siguiente película de Yimou, ‘The Flowers of War’ tenemos más información que de esta, quizá por contar con el actor Christian Bale.

Vía | IMDb.

]]>
<![CDATA[Tony Scott ha fallecido (1944-2012)]]> http://www.blogdecine.com/directores/tony-scott-ha-fallecido-1944-2012 http://www.blogdecine.com/directores/tony-scott-ha-fallecido-1944-2012 Mon, 20 Aug 2012 08:38:06 +0000 seleccionado por faure

Ve el video en el sitio original.

Devastadora jornada para todo amante del cine nacido entre los sesenta y ochenta, pues Tony Scott es un asunto generacional. El cineasta de tan solo sesenta y ocho años ha saltado del puente San Pedro angelino, cometiendo suicidio y dejando una carrera larguísima tras de sí. Era el hermano de Ridley Scott que logró algo tan complicado como ser un nombre identificable, era, también, un artesano audaz que dirigió películas estupendas y cuya pérdida se me antoja tristísima. Se confirman las informaciones sobre las presuntas razones de su suicidio, todas apuntan a su diagnóstico con un cáncer cerebral, aunque, a posteriori, se ha podido saber que la fuente inicial que daba esta noticia (la cadena ABC NEWS) usaba incorrectamente una fuente. A la espera de la autopsia, el diagnóstico oficial de la familia es que no tenía cáncer.

Su debut fue ‘El ansia‘ (The Hunger, 1983), pero sus mejores películas fueron ‘El último boy scout‘ (Last Boy Scout, 1991) o Amor a Quemarropa(True Romance, 1993), escrita por Quentin Tarantino, aunque todas sus películas merecen ser repasadas a una nueva luz. Particularmente, me encanta ‘El fuego de la venganza’ (Man On Fire, 2004) como película post-peckinpah llena de violencia e intensidad dramática a partes iguales y creo que ‘Marea Roja’ (Crimsom Tide, 1995) es acojonante y magnífica, además de que ‘Spy Game’ (id, 2001) es una película injustamente olvidada y de una calidad notablísima. Además, casi nadie recuerda el romanticismo extraño de la subestimada ‘Déja Vu’ (id, 2006).

Y qué me decís de la preciosa, también infravalorada ‘Revenge’ (1990) otra película marcada por Peckinpah, mejicana, intensa, a años luz de su más célebre clásico camp ‘Top Gun: ídolos del aire’ (Top Gun, 1986).

Sus últimas películas fueron ‘El Asalto a Pelham 1,2,3‘ (The Taking of Pelham 1,2,3, 2009) e ‘Imparable‘ (Unstoppable, 2010).

Descanse en paz.

]]>
<![CDATA['Old Boy', compasión por la bestia]]> http://www.blogdecine.com/criticas/old-boy-compasion-por-la-bestia http://www.blogdecine.com/criticas/old-boy-compasion-por-la-bestia Sun, 01 Apr 2007 11:44:58 +0000 seleccionado por faure oldboy-2005-critica.jpg

Redactar la crítica de una de esas películas que calificas como favoritas es siempre difícil. Y cuando digo favoritas, me refiero a las que componen una lista cerrada que abarca unos diez títulos, poco más. Por un lado, te expones bastante, hablas de una obra que es importante para ti, pero que para mucha gente puede resultar una completa pérdida de tiempo (o peor); por otro, corres el riesgo de dejarte aspectos importantes en el tintero, cuando no debería (no debería porque has visto la película tantas veces y has leído tanto sobre ella…). Sin embargo, como dicen algunos refranes de una u otra forma, me parece estúpido no hacerlo porque el resultado no vaya a ser (el que considero) perfecto. Así que me decido a publicar aquí mi crítica de una de las películas que más veces he visto, una de mis indiscutibles favoritas, una maravilla que, como es obvio, es el origen de mi nick. Hablo, evidentemente, de ‘Old Boy’, la segunda parte de la conocida como Trilogía de la Venganza, de Park Chan-Wook, junto a ‘Sympathy for Mr. Vengeance’ y ‘Sympathy for Lady Vengeance’.

‘Oldboy’ comienza de forma impactante: un hombre está a punto de caer al vacío desde lo alto de un edificio, pero otro le tiene sujeto por la corbata. Éste dice que se llama Oh Daesu y entonces vemos lo que le ha ocurrido. Daesu es secuestrado una noche y al despertar se encuentra en una pequeña habitación. Gracias a un televisor se entera de que es sospechoso de haber asesinado a su mujer. Desconcertado, cada día va enloqueciendo un poco más y sufre alucinaciones debido a la soledad. Van pasando los años y la rabia y la falta de respuestas hacen que jure vengarse de quien le ha destrozado la vida. Un día, Daesu se duerme con el gas con el que todas las noches lo drogan, pero esta vez no despierta en la habitación donde ha permanecido 15 años, sino en una azotea, frente al sitio donde fue secuestrado. Es la hora de una salvaje venganza.

Desde ese vibrante comienzo donde el protagonista sostiene a un personaje de la corbata para impedir que se suicide (y poder contarle su historia), ‘Old Boy’ te atrapa. Personalmente, valoro mucho los comienzos de las películas, quizá por eso un cineasta como Johnnie To me tiene ganado desde hace tiempo. Un buen principio te da muchas pistas de lo que verás a continuación, te predispone totalmente como espectador. Y no tiene que ser nada rompedor, pero si te has sentado para ver un thriller de acción y el comienzo es lento, dedicándose a mostrar pacientemente a los personajes, etc., es normal que la mente se dedique a revisar lo que tienes que hacer al día siguiente. La sutileza para narrar mucho en pocas imágenes o abrir de negro con un plano que dispone los elementos de forma original para contar algo, son también muy atractivos y el espectador (al menos yo) lo agradece. Park Chan-Wook muestra, de inicio, algo que rompe los esquemas en esta ‘Oldboy’, dejando al espectador aturdido y con deseos de saber más; te muestra los títulos de crédito para que te acomodes en la butaca durante unos segundos, acariciando tus sentidos auditivos con una suave melodía… para luego cegarte y mostrarte una imagen cuanto menos intrigante, ¿¿por qué un tío está a punto de caerse al vacío de no ser porque otro le está sujetando por la corbata?? Esta pregunta se verá contestada pronto, cuando el personaje principal le cuente la historia al tipo que está sosteniendo y, de paso, a nosotros, los espectadores. Finalizada la intensa presentación, Daesu, el “héroe” de la historia, se encaminará a cumplir su propósito, ése que ha nacido dentro de él durante 15 largos años, una terrible y sangrienta venganza.

Poster de Old Boy‘Old Boy’ es, precisamente, el segundo de los tres títulos que componen la ‘Trilogía de la Venganza’ de Park Chan-Wook, junto a las mencionadas en el primer párrafo, ‘Sympathy for Mr. Vengeance’ y ‘Sympathy for Lady Vengeance’. De la venganza y del secuestro, podríamos añadir, aunque lo segundo es más bien el necesario macguffin. El título de esta crítica guarda relación con los de las otras de la trilogía, ya que ‘Old Boy’ no lleva el ‘Sympathy’, compasión, traducido al gusto de Chan-Wook. Una trilogía compuesta por tres cintas que no guardan relación argumental entre sí, pero donde sus protagonistas (¡y los que no lo son!) se mueven por ese deseo tan humano como trágico que el séptimo arte ha visto siempre con buenos ojos. La venganza en el cine es un recurso muy utilizado y que ha dado pie a grandes películas, porque permite una gran variedad de consecuencias dramáticas y un acercamiento casi automático del espectador hacia el personaje, al que comprende con un par de destellos (comprende, que no justifica). Con mostrar a un personaje cuya esposa ha sido asesinada y cuya meta es buscar al criminal y ajustarle cuentas, ya tienes al espectador identificado con el “vengador” y un punto de partida para una ración de celuloide. Chan-Wook muestra en ‘Mr. Vengeance’ a un hombre que pierde a su hija, accidentalmente (no era la intención de los torpes secuestradores), por lo que busca castigar a los culpables; en ‘Lady Vengeance’ le toca el turno a una mujer que decide asesinar al hombre que se aprovechó de ella y le destrozó la vida; y en ‘Oldboy’, el realizador nos pone en la piel de un hombre que se comporta, en más de una ocasión, como un animal, un ser irracional que funciona a través de estímulos y que no piensa lo que hace, su venganza, su objetivo, está en su mente porque es la respuesta que su organismo le obliga a cumplir. De hecho, el mismo Daesu se llega a proclamar como una bestia en un momento de la película; algo a lo que el espectador ya ha llegado mucho antes, desde un sentimiento de comprensión e, incluso, de identificación. La violencia se muestra así, en la película, como algo inherente al ser humano, que si no controlas, te puede llevar a la más absoluta destrucción, tanto externa como interna. Todos podemos ser esa bestia en la que se transforma Daesu.

Volviendo a la obra del director coreano, considero ‘Old Boy’ (también escrito junto, ‘Oldboy’) su película más lograda, más perfecta, habiendo visto casi toda su filmografía, salvo los dos primeros títulos, ‘Moon is the Sun´s dream’ (1992) y ‘Saminjo’ (1997), que, según tengo entendido, no guardan demasiada relación con el trabajo posterior de Park Chan-Wook (lo cual no es excusa para no verlos, desde luego). Por tanto, mi valoración está condicionada por el visionado de ‘Judgement’ (1999), estupendo cortometraje con un desenlace brillante, ‘JSA: Joint Security Area’ (2000), notable thriller militar (nuevamente, con un final fantástico, de esos que te hacen volver a ver la película), ‘Sympathy for Mr. Vengeance’ (2000), brutal tragicomedia que inicia el gusto del director por la tan recurrida venganza, su experimental (y soso) segmento ‘If you were me’ (2003), su (floja) aportación para ‘Three… Extremes’ (2004), titulada ‘Cut’, y ‘Sympathy for Lady Vengeance’. Chan-Wook alcanza con ‘Old Boy’ lo que, hasta el momento, es su plenitud como realizador, su techo; hecho que se constata al ver su siguiente largometraje, ‘Lady Vengeance’ (y a falta, por supuesto, de paladear su nueva obra, ‘I´m a cyborg but that´s ok’). En ella disfrutamos nuevamente de un estilo preciosista, perfeccionista, donde cada plano tiene sentido por sí mismo, en comunión con la escena a la que pertenece, con la secuencia en que se engloba ésta y con la película en su conjunto. El cineasta coreano consigue sumergirnos en un mundo fascinante donde él ejerce de un Dios caprichoso que maneja, entre divertida y sádicamente, el destino de sus personajes, almas atormentadas en busca de redención o de paz interior. Sin embargo, lo que en ‘Old Boy’ tiene sentido, en ‘Lady Vengeance’ es juego, lo que en la primera es riesgo y valentía, en la segunda es acomodo y repetición. Dicho esto, soy el primero en ver grandes momentos en ‘Lady Vengeance’, como la violenta puesta en común del sangiento deseo por ajusticiar al criminal o la secuencia en la que vemos cómo la protagonista repite (supuestamente) ante las cámaras lo que hizo con la niña; pero son islotes (extraordinarios) dentro de un film, en general, decepcionante. Decepcionante para los que lo esperábamos todo de Chan-Wook, por supuesto. Como digo, creo que su cima la alcanzó en 2003. Pero es una distancia al alcance de unos poquitos elegidos, más aún viendo el panorama actual, negrísimo.

Como decía antes, si algo destaca de ‘Old Boy’ es su estética, su inmejorable estética. La película goza de una apabullante fuerza visual que consigue arrastrar al espectador al mismo infierno/cielo que vive Daesu en todo momento, disfrutando de unas imágenes bellísimas (por mucho que la mayoría impliquen tragedia). Estamos ante una de esas cintas en las que independientemente de cuándo pulses “pausa”, te queda un fotograma digno de enmarcar. Y es que Chan-Wook exprime al máximo cada fotograma, resultando absolutamente delicioso para el espectador y, al menos en esta ocasión (a diferencia de lo que ocurre en ‘Cut’ y en ‘Lady Vengeance’), nada recargado, nada (llamativamente) artificial, al contrario, queda la sensación de estar presenciando algo perfecto (imposiblemente perfecto). A todo esto hay que añadir algo fundamental, y es una banda sonora increíble, de adquisición totalmente recomendable. No sólo forma parte inseparable de la historia, parte de ella, sino que acompaña y guía en todo momento, con sutileza, las sensaciones del espectador. El montaje también resulta clave en la película, siendo la película una especie de puzzle donde hasta que no pongas piezas importantes en su sitio, no vas a comprender el conjunto; igualmente, resultan llamativas secuencias donde se juega partiendo la pantalla, mostrando dos caras de la misma realidad. Recuerdo que una vez tuve que explicar en pocas palabras a una persona porqué tenía que ver, a mi juicio, ‘Oldboy’, y mi respuesta fue: es como si mezclas a David Fincher con Jean Pierre Jeunet, o, ‘El Club de la Lucha’ con ‘Amelie’. Guardando las debidas distancias, claro. ¿En tres palabras? Violenta tragicomedia preciosista.

Una imagen de Old Boy

Otro de los elementos de atracción irresistible de la película es que, a priori, tienes una historia simple, que daría para un montón de películas con múltiples tiros y patadas como base central, pero que, en este caso, va haciéndose cada vez más compleja, convirtiéndose en una estimulante telaraña de emociones que se llevan al límite, llegando a un final de infarto, uno de los mejores desenlaces de la Historia del Cine, sin ninguna duda. Si bien la película está basada en el manga de Nobuaki Minegishi, al parecer éste ni siquiera había terminado cuando el film ya estaba filmado, lo cual nos permite vislumbrar la poca fidelidad de la adaptación. Aparte del final, no son menos impactantes algunas escenas que ya forman parte de la memoria cinéfila/cinéfaga de todo aquel que ha dejado pasar ‘Old Boy’ por sus retinas, como cuando Daesu pide comida viva y se come un pulpo (o calamar, no soy experto en estos simpáticos bichejos), dejando que los tentáculos se retuerzan por su rostro; no menos espectacular resulta la secuencia de “la pelea en el pasillo” (como se la conoce habitualmente), un enfrentamiento brutal entre el protagonista y un grupo de (un tanto torpes) maleantes resuelto con un esplendoroso travelling que se mueve con soltura siguiendo a Daesu en su intento por tumbar a todo el que se ponga por delante.

No es justo terminar esta (extensa) crítica sin hacer mención a los actores principales, parte fundamental del éxito de la película. En primer lugar, tenemos a Choi Min-sik, que interpreta a Oh Daesu, el protagonista de la historia; su labor es impecable, se le ve totalmente entregado. Si tenéis la oportunidad de ver algún reportaje del rodaje, veréis el duro entrenamiento que acompañó el trabajo previo del actor para ponerse en la piel de Daesu, un personaje que necesitaba de una transformación física creíble para el desarrollo de la trama, algo que logra a la perfección el carismático Min-sik. Voy a soltar una obviedad, porque en este caso la veo muy necesaria: ¡ved la película en versión original subtitulada! Si la véis doblada al español, os encontraréis no sólo con que os perdéis matices valiosísimos que el actor coreano (él y los demás, por supuesto) aporta a su personaje, es que, para colmo, aquí se ha tenido la “excelente” idea de que el actor que le dobla al castellano sea el mismo que pone la voz a Homer Simpson, con lo cual… en fin, ahí queda el aviso. Frente a Min-sik, tenemos a Yoo Ji-tae, el rival, el cerebro detrás del secuestro del protagonista y de toda la genial operación con final insospechado (para Daesu y para el espectador). El actor está espléndido interpretando a Woo-jin, aportando una presencia difícil de calibrar, perfecta para un personaje diabólico. Woo-jin es malvado, divertido, brillante y esconde mucho más de lo que parece a primera vista; me cautivó desde su primera aparición (primero disimula, luego se descubre ante Daesu), y aún es la imagen que encabeza mi (abandonado) blog “personal”. Por último, destacar también a la preciosa Gang Hye-jung, en el papel de Mido, el objeto de deseo de Daesu tras su liberación, que, al igual que Woo-jin, guarda más de un inesperado secreto que se van desvelando conforme avanza el metraje. La actriz también borda su personaje y derrocha encanto en todo momento, haciendo creíble su estrecha y particular relación con el protagonista.

En definitiva, ‘Old Boy’ es una fascinante mezcla de violentas reacciones humanas y preciosa factura técnica, un thriller magistral que bebe de la tragedia griega para componer una retorcida historia de venganza y redención, abundante en momentos y secuencias inolvidables. Dirigida de forma impecable por un cineasta situado, desde este film, en el mapa de los realizadores más interesantes del panorama internacional actual. Una obra imprescindible que es posible que os provoque tanta admiración como odio (en este último caso, lo lamento y recomiendo la revisión). Sólo tiene un grave defecto: se acaba a los 120 minutos.

]]>
<![CDATA[Disney aniquila la última película de Henry Selick]]> http://www.blogdecine.com/noticias/disney-aniquila-la-ultima-pelicula-de-henry-selick http://www.blogdecine.com/noticias/disney-aniquila-la-ultima-pelicula-de-henry-selick Sat, 18 Aug 2012 16:51:44 +0000 seleccionado por faure Henry Selick

Malas noticias para los seguidores del cine animado (a los que recuerdo que hay en marcha una encuesta sobre Pixar), en especial para los amantes del stop motion y Henry Selick, ya que Disney ha decidido cancelar su última película. Esto no sería noticia per se, ya que son muchos los proyectos que acaban en nada, pero este caso es bastante más complicado de lo habitual.

Tenemos que remontarnos al exitoso estreno de la notable ‘Los Mundos de Coraline‘ (Coraline, 2009), lo cual propició que Henry Selick aceptase volver a Disney, con la que ya había colaborado en cintas como la mítica ‘Pesadilla antes de Navidad’ (Nightmare before Christmas, 1993). La película, que también iba a usar animación stop motion, iba a titularse ‘Shademaker‘ y se había trabajado ya durante muchos meses en ella. De hecho, a principios de año se comentaba que ya estaba casi lista para poder estrenarla el 4 de octubre del 2013. Todo iba sobre ruedas, pero Disney ha decidido cancelarla de forma repentina con la peregrina excusa de que no iba a estar lista a tiempo para cuando estaba previsto estrenarla. Eso suele significar un aplazamiento, algo que Disney ha hecho varias veces con producción Pixar, pero no aniquilar los meses de trabajo en ella. Esto apesta a una mano negra queriendo dañar la carrera de Selick, ¿verdad?

Selick va a intentar que otro estudio adquiera los derechos y así poder terminarla, pero las cosas no pintan nada bien para un director que no está teniendo demasiada suerte en el mundo del cine (¿Hay alguna película más erróneamente asociada a otra persona que ‘Pesadilla antes de Navidad‘?). Lo más curioso de todo es que Selick tiene confirmada otra película con Disney, la adaptación de ‘The Graveyard Book‘, una novela escrita por Neil Gaiman, mismo autor del libro que dio pie a ‘Los Mundos de Coraline’. Yo tendría poca fe en un estudio que me ha hecho una jugarreta así, por lo que no descarto que esa película también acabe en nada. Una pena, que Selick ha demostrado con creces su talento

Vía | Bad Ass Digest

]]>