Compartir
Publicidad
'50 sombras muy oscuras', tan ridícula y aburrida como la versión oficial
Críticas

'50 sombras muy oscuras', tan ridícula y aburrida como la versión oficial

Publicidad
Publicidad

‘Cincuenta sombras más oscuras’ (‘Fifty Shades Darker’) ya es un éxito, aunque está por ver que logre igualar lo conseguido por ‘Cincuenta sombras de Grey’ (‘Fifty Shades of Grey’) hace un par de años. Lo raro es que en Hollywood no hayan apostado con más fuerzas por propuestas de este tipo dada la rentabilidad de las mismas, pero lo que sí han hecho es sacar adelante con rapidez una parodia.

En su momento era habitual que muchas producciones de éxito fuesen objeto de mofa, pero durante los últimos tiempos han ido perdiendo popularidad, quizá porque la abrumadora mayoría de ellas daban bastante pena por lo malas que eran. Tampoco tenía demasiadas esperanzas en que ‘Cincuenta sombras muy oscuras’ (‘Fifty Shades of Black’) fuera a ser una excepción y la verdad es que casi hace buena a la saga liderada por Jamie Dornan y Dakota Johnson.

Sabe lo que busca pero es horrible

Protagonistas Cincuenta Sombras Muy Oscuras

Uno de los grandes males de la mayoría de parodias del siglo XXI es que llegó un punto en el que asumieron la concatenación de escenas sin mucho sentido que ya venía de antes, pero de tal forma que la escatología y las bromas sin ningún tipo de gracia basadas en todo tipo de excesos suplieron al irregular ingenio de antaño que al menos sabía sacar oro de vez en cuando. Aquí si acaso un gag puntual que nos saca una sonrisa, y muchas veces ni eso.

En ‘Cincuenta sombras muy oscuras’ eso es algo que se reduce -hay “bromas” a costa de otros títulos, claro está-, tomando por completo lo que millones de personas vieron en ‘Cincuenta sombras de Grey’ -que no os engañe el oportunista título español pensando que toma como referencia su secuela-. De hecho, su principal objetivo es ridiculizar la mayor cantidad de escenas posibles de la cinta dirigida por Sam Taylor-Johnson. Un objetivo loable dado lo absurdo que llega a ser el original, pero el resultado es una catástrofe.

Una parodia menos "divertida" que el original

Escena Cincuenta Sombras Muy Oscuras

El guion de Marlon Wayans y Rick Alvarez, el mismo dúo detrás de ‘Paranormal Movie’ (‘A Haunted House’), opta, como era de esperar, por llevar al extremo la ingenuidad de ella -llega a parecer directamente tonta en varias escenas- y el hecho de poder ver en él a una especie de acosador, optando por añadir una serie de problemas de potencia sexual para este último que son sobre los que más gira la comicidad de este nueva colaboración suya con el director Michael Tiddes.

La cuestión es que creen que con eso ya es suficiente para que haga gracia, prescindiendo de cualquier tipo de sátira -lo de que en una escena se ponga él literalmente a leer la novela de E.L. James y critique lo mal escrita que no cuenta; además de ser una prueba de auténtica pereza creativa- y optando por una relectura basada en las escenas sueltas en lugar de intentar darle una verdadera coherencia que al menos ayude a que la sucesión de bromas sexuales pueda funcionar por acumulación.

De hecho, ’50 sombras muy oscuras’ acaba siendo ridícula, pero no en el buen sentido de la palabra. Simplemente se van sucediendo las escenas que ya sabemos que en el original eran un tanto absurdas pero que aquí nunca dan en la diana. A veces por no aportar nada a lo que ya vimos y otras porque no hay el suficientemente ingenio para jugar con lo que se propone, como la escena en la que tienen relaciones y su único condón caducó hace más de 30 años -¿cómo diantres es posible que lo tenga dada la edad de su Christian Black?-.

'50 sombras muy oscuras' es una pérdida de tiempo

Imagen Cincuenta Sombras Muy Oscuras

Queda el consuelo de que no es una propuesta abominable como otras comedias de los últimos años, ya que, sí, es horrible, pero no rebasa los límites de la vergüenza ajena e incluso hay una escena que no está mal -aunque daba para mucho más-. Me refiero a esa en la que vemos cómo otras mujeres reaccionan al descubrir el cuarto secreto de Black. Más allá de eso, aburrimiento, repetición y una alarmante incapacidad para reírse un material de partida que ya es risible de por sí.

Desde los diálogos, que buscan el golpe de efecto cada dos por tres de formas un tanto lamentables, hasta la propia base sobre la que se basa todo, desde bromas sexuales hasta apuntes racistas que nunca logran darle la vuelta y se quedan simplemente eso, no hay nada que funcione. Cierto es que Wayans, también el gran protagonista de la función, y Kali Hawk no caen en los peores excesos propios de estas comedias, pero es que tampoco logran animar este triste parodia, ni siquiera cuando se revierten los roles...

En definitiva, ’50 sombras muy oscuras’ es una película horrible y una parodia aún peor, ya que resulta triste que uno acabe riéndose menos con ella que con ‘Cincuenta sombras de Grey’, por mucho que allí no fuera lo que realmente se buscaba. Si quieres ver una cinta de esas características que valga la pena, echadle un ojo al tronchante Batman de Lego o simplemente volved la mirada varios años atrás y probad con las mejores que nos ha dado este subgénero tan maltratado.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos