Compartir
Publicidad
'Figuras ocultas', las heroínas olvidadas de la carrera espacial
Críticas

'Figuras ocultas', las heroínas olvidadas de la carrera espacial

Publicidad
Publicidad

Suele hablarse mucho de libros, comics, videojuegos y otros tipos de adaptaciones, pero lo cierto es que al final la propia realidad es la mayor fuente de inspiración del séptimo arte. Es bien sencillo entender el motivo, ya que a lo largo de la existencia de la humanidad hay infinidad de historias muy interesantes que poder contar a los espectadores, contando además con la posibilidad de modificar detalles para que el relato sea más cinematográfico.

En el caso de ‘Figuras ocultas’ (‘Hidden Figures’) es cierto que se toma como base un libro de Margot Lee Shetterly, pero también que es uno de no ficción y que seguramente así haya sido más fácil para Fox conseguir los derechos de la increíble historia de tres mujeres afroamericanas que jugaron un papel esencial en la carrera espacial. Un hecho extraordinario que ha dado pie a una propuesta agradable y accesible pero también quizá demasiado mundana.

Sus virtudes y defectos tienen el mismo origen

Protagonistas Figuras Ocultas

Está claro que uno de los mayores atractivos de cintas como ‘Figuras ocultas’ es la posibilidad de dar a conocer al público hechos reales que, por un motivo u otro, han caído en un relativo olvido. En su momento quizá con eso podría ser suficiente para verlas con interés, pero es una fórmula tan manoseada que hace falta bastante más que eso. El problema es que muchas veces todo se limita al lucimiento de su protagonista, pero aquí se da el caso de que son tres, lo cual tiene tanto efectos negativos como positivos.

En lo positivo tenemos que ‘Figuras ocultas’ sabe ir rotando el protagonismo entre Taraji P. Henson, Octavia Spencer y Janelle Monáe, siendo además consciente de la necesidad de dar una mayor entidad a una de ellas, estableciendo así un hilo conductor más nítido que vaya alimentando a su vez los objetivos de sus dos compañeras y amigas. Todo ello redunda en un ritmo ágil que convierte su visionado en una experiencia agradable y ligera.

Las eficientes interpretaciones de sus tres protagonistas y la buena química que hay entre ellas también ayudan a dejarse llevar y no pensar demasiado en que el acercamiento a la historia resulta claramente superficial, algo que se agudiza aún más de lo habitual por la necesidad de cubrir tres frentes diferentes. Con todo, ‘Figuras ocultas’ no busca nunca la profundidad -si acaso en momentos muy concretos-, por lo que al menos no cae en los errores habituales de intentar aparentar lo que no eres.

La efectividad de ‘Figuras ocultas’

Escena Figuras Ocultasjpg

Sin embargo, ese punto por sí mismo no sería suficiente y conviene reconocerle cierto mérito al guion de Allison Schroeder y Theodore Melfi, también responsable de la puesta en escena. Es innegable que apuesta por un enfoque crowd-pleaser con una tendencia a resaltar lo emocional, no tanto por los méritos propios como por presentar la historia de una forma fácil de digerir y que los meros hechos sean los que logren tocar la fibra sensible del público.

Para ello también se apuesta por una marcada sencillez desde la puesta en escena, pero aquí transmite no la sensación de ser una meditada decisión como en el caso de ‘Loving’, que también llega este viernes a los cines españoles, sino una forma de asumir que aquí su papel se limita a eso y que sea la combinación de la fuerza de la historia -y de los temas que trata, que van mucho más allá de la carrera espacial- y el talento de sus tres protagonistas lo que eleve a ‘Figuras ocultas’ por encima de la media.

Sin duda, queda en todo momento la duda de qué podría haber sido la película a poco que sus responsables hubieran sido más ambiciosos. Una cosa que tengo clara es que entonces su característica ligereza -dominante en todo momento, aunque el dramatismo gane presencia de forma notable en escenas muy puntuales, pero de forma especial cuando Spencer pasa a ser el centro de atención- se perdería, convirtiéndose en otra película. Con un techo más alto, sí, pero no necesariamente mejor -y seguramente menos exitosa-.

En definitiva, ‘Figuras ocultas’ no es ni pretende ser la película definitiva sobre el excepcional hecho real que aborda, pero sí es un acercamiento con suficiente interés para que cualquiera pueda tener disfrutar con ella. Prefiero quedarme con eso y con el buen trabajo de Henson, Spencer y Monáe a con sus autoimpuestas limitaciones, aunque también creo que en ningún caso debería tener posibilidad alguna de arrebatar el Oscar a la fantástica ‘La ciudad de las estrellas – La La Land’. De hecho, ni nominación debería lograr.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos