Compartir
Publicidad

'Las Colinas Tienen Ojos' de Alexandre Aja, salvajemente superior

'Las Colinas Tienen Ojos' de Alexandre Aja, salvajemente superior
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace poco comentaba 'Las Colinas Tienen Ojos', versión del 77 a manos del señor Wes Craven, y que me había decepcionado bastante. Lo cierto es que el señor Alexandre Aja lo tenía bastante fácil para superar dicha versión, y por otro lado no me apetecía demasiado ver un remake sobre un film que no me había gustado, aunque bien es cierto que el trailer tenía muy buena pinta. Otra de las cosas que me tiraba un poco para atrás es que Aja fue el responsable de un film titulado 'Alta Tensión', un film muy malo y pretencioso, lleno de incongruencias y tonterías por mucho que tuviera cierta atmósfera. Aún así, y cómo para opinar sobre una película hay que cumplir con el necesario requisito de verla, pues la vi, y tengo que decir que no me arrepiento en absoluto, porque a pesar de que no estamos ante un film perfecto, sí supera al film de Craven en todos sus aspectos. Y además es un entreteniminto de primer orden, parafraseando al gran Cecil B. De Mille cuyo primer mandamiento era: No Aburrirás.

La historia es prácticamente idéntica a la de su predecesora: una familia se pierde en una carretera desértica en Nuevo México. Mientras buscan ayuda son acosados por una familia que habita tan inhóspito lugar, y que no tienen muy buenas intenciones, ya que entre sus actividades cotidianas se encuentra el canibalismo. Pocas son las diferencias que hay, y sin embargo cuán distintos son los resultados, al haber quitado un mayor provecho de cosas como la ambientación o los detalles salvajes de su argumento, por no citar los arreglos argumentales que le han hecho, paliando así los defectos de guión que había en la anterior versión. Alexandre Aja se luce retratando todos los elementos de la historia. Para empezar, el escenario, ese desierto en el que hace un calor de mil demonios, enfermizo y agobiante. Luego los personajes principales, la familia que se pierde y que no saben lo qué se les avecina, vencidos por ese calor y expuestos sin remedio a trágicos aconteciemientos. Y por último, esa otra familia, de monstruos por así decirlo, que viven mano a mano con ese paraje inhabitado, donde de vez en cuando cae algún despistado que no regresará de allí con vida. Aja no necesita profundizar en todo ello, mezcla esos tres simples componentes con total eficacia y equilibrio.

Al igual que en su película anterior el director no escatima en escenas fuertes, llegando incluso hasta el gore. Sin embargo, todo está perfectamente justificado, ya que sirve para ilustrar perfectamente la evolución interna de uno de los personajes, el cual termina explotando y convirtiéndose en una apología física de la venganza cometiendo brutalidades a la altura de las cometidas por la familia de salvajes. Ése es uno de los aspectos más interesantes del film, ¿hasta dónde llegarías para defender a los seres que amas?

El film está lleno de momentos únicos donde toda esa brutalidad hace acto de presencia sin dejar títere con cabeza. Especial mención merece la escena de la caravana, rodada con precisión y un sentido del ritmo envidiable. Una escena que marca un punto de inflexion en el relato, haciendo que personajes débiles tomen conciencia de lo qué está pasando y se conviertan en fuertes si quieren sobrevivir. Un planteamiento tan sencillo como ése es expuesto por Aja con total seguridad de sí mismo, logrando destacar en lo que otras películas del género no lo hacen.

Los actores cumplen todos a la perfección con su cometido. En algún caso se ha tirado de alguna cara conocida, como la de Emilie de Ravin, conocida por la audiencia debido a su participación en la serie 'Perdidos'. Supongo que con esa actriz han intentado buscar el atraer a cierto tipo de público y asegurarse algo de taquilla. Además, es a ella a quién le toca llevar la camiseta ajustada y blanca, marca típica de toda película reciente de terror que se precie. A su lado destacaría sobre todo la belleza de Vinessa Shaw, y el trabajo de Aaron Stanford con el que probablemente sea el personaje mejor dibujado de todos. Respecto a la familia de salvajes todos están imponenetes, nunca mejor dicho, y el rostro de Robert Joy es difícil de olvidar.

Una buena película que en ningún momento pretende alcanzar la perfección, ya que no lo necesita. Además tiene algunos defectos, como ese plano final que nos sugiere una continuación y que es totalmente prescindible. O alguna salida de tono y efectismo que le hace perder puntos. Pero si quereis pasar un rato entretenido olvidándote del mundo real, es una buena opción para hacerlo. Ahora sólo tenemos que esperar el próximo trabajo de Aja y que no sea un remake, y que parece ser que será 'In The Mirror', con un interesante argumento. Ya veremos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos