Compartir
Publicidad
'Loving', la sencillez de una gran historia
Críticas

'Loving', la sencillez de una gran historia

Publicidad
Publicidad

Con apenas cinco largometrajes en su haber, Jeff Nichols ya es uno de los directores norteamericanos que hay que seguir con especial atención. Es verdad que con ‘Midnight Special’, el cuarto, fracasó de forma notable en taquilla, pero dicho traspiés no ha supuesto freno alguno para su carrera. Prueba de ello es que este próximo viernes estrena en España ‘Loving’, su aclamada visión de un importantísimo hecho real.

De hecho, ‘Loving’ lleva ya varios meses sonando de cara a los próximos Oscar, no para ganar nada, pero sí para conseguir alguna nominación importante. Al final es probable que se quede sin ninguna, en parte porque es una película que lo apuesta todo a la sencillez, pudiendo dar la sensación de ser tan sutil que no extrae toda la fuerza de la increíble historia que nos está contando. Eso sucede, pero tiene otras muchas virtudes para contrarrestarlo.

Una apuesta decidida

Joel Edgerton Ruth Nigga Loving

A día de hoy puede parecernos inconcebible que un hombre blanco y una mujer negra tengan problemas para poder casarse y llevar una vida tranquilla en su lugar de origen, pero en Estados Unidos hasta 1967 no contaron con una sentencia del Tribunal Supremo que anuló algunas leyes que convirtieron en poco menos que un infierno la vida de Richard y Mildred Loving.

La historia de los Loving ya había servido como base para un telefilm y un documental de la HBO, pero aún faltaba esa gran película que supiera reflejar la gran importancia de su caso. Ese vacío es algo que Nichols llena de sobra aquí, huyendo de cualquier tipo de grandilocuencia que le permitiera lucirse a él o a sus dos protagonistas y poniendo todo al servicio de la historia.

Detenidos Loving

Por ello, Nichols opta por evitar cualquier tipo de intrusismo, manejando la cámara con suavidad en un intento de limitarse a ilustrar lo sucedido. Los subrayados no abundan y van en consonancia con esa sutilidad reinante. Un buen ejemplo de ello es una escena justo después de una mala noticia en la que simplemente abre el plano, remarcando así la sensación de soledad y desamparo de sus dos protagonistas.

Eso es algo que Nichols también traslada al resto de elementos, siendo la funciona música de David Wingo la única que quizá tiene una presencia más marcada en determinadas escenas. Con todo, nunca rompe la apuesta de ‘Loving’ -y tampoco existe afán de protagonismo alguno por parte de Wingo-, pero sí que resalta las emociones de los personajes de una forma más fácil de percibir, quizá en parte porque destaca en los momentos de mayor esplendor emocional.

’Loving’, compacta y sin fisuras

Pareja Loving

No obstante, eso también ayuda a elevar la intensidad, ya que Nichols lleva hasta tal extremo la sencillez con la que aborda la historia que también orienta las interpretaciones de Joel Edgerton y Ruth Negga en esa dirección. Aquí es cierto que él tiene opciones para ser más expresivo en términos gestuales, pero siempre de una forma muy medida que cuadre también con su propio estilo de vida, el cual se limita a aspirar que le dejen vivir en calma con el amor de su vida.

Toda esa sencillez redunda en que ‘Loving’ puede parecer una película sin grandes méritos y puedo entender que pueda llegar a ser aburrida para no pocos espectador, ya que ni siquiera los momentos catárticos se salen de ese enfoque de Nichols. Todo encaja de forma fluida y natural, casi como estar viendo un pedazo de vida, mostrando su gran historia sin detenerse en ningún tipo de floritura.

Ruth Nigga Loving

Todo ello la convierte en una propuesta compacta y sin fisuras, pero a cambio te deja la sensación de que podía haber ido más allá en el plano emocional -en lo formal tampoco se requería realmente otra cosa, ya que aquí la historia tiene mucho más peso que en, por ejemplo, la estupenda ‘Paterson’ y complicarla, incluso apenas levemente, podría haber sido un error-. Realmente no es nada sencillo hacer una película así, pero sí que muchos espectadores pueden asumirlo erróneamente en este caso.

Con todo, el impecable trabajo de sus dos protagonistas sí le da ese plus emocional que quizá escasee un poco en el trabajo de exposición, y tanto Edgerton como, sobre todo, Negga lo hacen manteniendo los pies en el suelo con la propia película, pero exprimiendo cualquier pequeño detalle que le dan para transmitir mucho con muy poco. Economía interpretativa, sí, pero con un idea muy clara detrás que ellos ejecutan de forma intachable.

En definitiva, ‘Loving’ es una muy buena película por el mismo motivo que algunos quizá vean en ella una propuesta sin grandes atractivos. Confieso que disfruté más con la fantástica ‘La ciudad de las estrellas – La La Land’, pero, y disculpadme que vuelva sobre la misma idea, la sencillez por la que apuesta Nichols aquí funciona en todo momento y permite a sus dos protagonistas darnos dos grandes interpretaciones desde la sutileza.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos