Compartir
Publicidad
Syfy 2017 | 'Kong: La Isla Calavera', impresionante espectáculo pese a su lamentable guion
Críticas

Syfy 2017 | 'Kong: La Isla Calavera', impresionante espectáculo pese a su lamentable guion

Publicidad
Publicidad

La XIV edición de la Muestra Syfy de Cine Fantástico ha dado la posibilidad para que muchos madrileños vean dos blockbusters antes de su llegada a los cines. El primero fue ‘Logan’, la mejor película del universo X-Men hasta la fecha y una despedida de lujo de Hugh Jackman para Lobezno, el personaje que le lanzó a la fama. El segundo se titula ‘Kong: La Isla Calavera’ (‘Kong: Skull Island’) y es el esperado relanzamiento cinematográfico del rey de los simios.

Todos los avances vistos hasta ahora prometían un espectáculo visual brutal en el que Kong y el resto de los monstruos contaban con una gran presencia en el relato, obviando esa tendencia a ocultar a las criaturas el mayor tiempo posible. Y eso lo cumple, centrándose a menudo en los monstruos para darnos diversión palomitera de primera, pero a cambio tiene un guion y unos personajes tan endebles que casi parecen sacados de una cinta de Asylum.

Sabe exactamente lo que quiere

Escena Kong La Isla Calavera

Apenas son necesarios un par de minutos para que veamos a Kong por primera vez en un prólogo sencillo pero efectivo que ya nos deja claro que su tamaño ha variado de forma considerable sin la necesidad de mostrarlo por completo. Llega entonces la presentación de personajes, donde al principio parecen que apuestan por la agilidad por encima de todo, dando la sensación de que simplemente quieren llegar a la isla cuando antes para que comience la acción.

De esta forma, el guion de Dan Gilroy, Max Borenstein y Derek Connolly se basa por completo en los arquetipos para definir a sus protagonistas, quedando la descripción de todos limitada a uno o dos apuntes que, seamos justos, funcionan para conocer lo básico de ellos esperando que luego todos encuentren su lugar en la evolución de la historia -sobre todo en el caso de Tom Hiddleston y Brie Larson- mientras vemos a Kong y el resto de monstruos haciendo de las suyas.

Es un sacrificio razonable -siempre se puede compensar sobre la marcha- para no perder a aquellos espectadores que quieran ver destrucción a mansalva, quedando claro que Warner debió tomar nota de varias de las quejas que hubo en su momento hacia la infravalorada ‘Godzilla’, donde primaba el cómo afectaba la existencia de la criatura al conjunto, mientras que en ‘Kong: La Isla Calavera’ no quieren usarle como excusa, sino llevarle al centro del relato en todo momento.

El peaje que ha de pagar

Personajes Intercambiables

Lo que parece una decisión loable, y que da pie a algunas escenas de acción flipantes -ya solo la secuencia de los helicópteros bien merece el precio de la entrada, pero es que hay varias más-, también juega en su contra, ya que la premisa utilizada nunca se desarrolla lo más mínimo, quedando olvidados muchos personajes -hay varios que desaparecen literalmente de forma aleatoria cuando parecían destinados a tener algún tipo de trama propia- y otros limitados de tal forma que uno simplemente quiere que desaparezcan.

La única excepción real la encontramos en John C. Reilly, y no porque esté realmente mejor definido desde el guion, sino porque el actor logra que nos caiga simpático hasta el punto de ser el único por el que nos preocupamos lo más mínimo. El resto pueden tener algún instante de lucidez, pero en líneas generales son morralla de la peor categoría que sus actores intentan matizar en la medida de lo posible, pero ninguno logra llegar a insuflarles vida.

Por su parte, el director Jordan Vogt-Roberts parece consciente del material que tiene entre manos, por lo que prefiere centrar sus esfuerzos en lo visual al saber que en lo argumental había muy poco que rascas. En ese aspecto se notan mucho los 190 millones de dólares invertidos y ya no solamente cuando Kong o el resto de monstruos hacen acto de presencia, sino por el propio uso de los colores, la niebla y otros detalles ambientales para sumergirnos en los peligros de la isla.

‘Kong: La Isla Calavera’ brilla para bien y para mal

King Kong

Además, Vogt-Roberts logra esquivar el principal problema de contar con un guion y unos personajes paupérrimos, y es que ‘Kong: La Isla Calavera’ nunca llegue a aburrirnos. Al final ese es el gran objetivo de una película como la que nos ocupa, y si además nos regala varias escenas que te dejan con ganas de levantarte y aplaudir pues ya ni te cuento, pero no por ello hay que obviar sus evidentes debilidades por mucho aunque no lleguen a hundir la película

Poco importa que haya personajes que desaparezcan de forma aleatoria, otros que uno no sepa qué bien lo que hacen ahí -pienso sobre todo, aunque no únicamente, en Tian Jing, cuya presencia parece motivada únicamente por la creciente importancia de China en asuntos de taquilla-, que las motivaciones de otros estén presentadas de una forma deficiente o que no dejen de ser una excusa para ver a monstruos haciendo de las suyas.

Al menos la relectura de Kong, que aquí ejerce como singular figura protectora en lugar de quedar condenado a una imposible trama romántica -por suerte aquí solo hay algún apunte tan escaso como innecesario-, es bastante curiosa y encima deja con ganas de más. Lo único que le pido es que obvien por completo a los humanos en su ansiado enfrentamiento con Godzilla o que al menos se trabajen un poco más la historia y, sobre todo, los personajes. Difícil no lo tienen para mejorar en ese apartado.

En definitiva, ‘Kong: La Isla Calavera’ es un deleite visual al darnos prácticamente todo lo que uno podría esperar de una película con King Kong y una multitud de monstruos, pero casi mejor no fijarse en todo lo demás, tanto en una historia básica con un "desarrollo" entre pobre y ridículo como en unos personajes para el olvido donde solamente la presencia de John C. Reilly y el carisma de algunos de los protagonistas evitan la debacle. Con todo, bastante recomendable si sabes lo que te vas a encontrar y no tienes problemas con ello.

En Blogdecine:

Otra crítica de 'Kong: La Isla Calavera': ‘Kong: La Isla Calavera’, bella y deslavazada maraña de personajes prescindibles (por Jorge Loser)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos