Compartir
Publicidad

'X-Men: Días del futuro pasado', a un paso de las mejores

'X-Men: Días del futuro pasado', a un paso de las mejores
Guardar
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En medio de la locura de Hollywood por los superhéroes, con Marvel y DC saturando el mercado, 20th Century Fox saca del baúl a sus mutantes y presenta su alternativa a 'Los Vengadores' ('The Avengers', Joss Whedon, 2012) y 'La Liga de la Justicia' ('Justice League', Zack Snyder, 2016). Las estrellas de la trilogía de 'X-Men' y la precuela dirigida por Matthew Vaughn se dan cita en 'X-Men: Días del futuro pasado' ('X-Men: Days of Future Past', Bryan Singer, 2014), componiendo así uno de los mejores repartos jamás vistos en el cine de entretenimiento.

Para redondear la jugada, el film lleva a la gran pantalla uno de los arcos argumentales más célebres en la larga historia de aventuras protagonizadas por la Patrulla X. ‘Días del futuro pasado’, de Chris Claremont y John Byrne, es una obra de atractivo argumento y viñetas memorables (míticos personajes exterminados...) que sirvió de inspiración a James Cameron para crear su mítica ‘Terminator’ (1984). Una fantasía hecha realidad para los fans de la saga y el género fantástico.

Mutantes, máquinas asesinas y viajes en el tiempo

Un centinela

‘X-Men: Días del futuro pasado' parte de la misma premisa que la película protagonizada por Arnold Schwarzenegger; en un futuro no muy lejano, un ejército de máquinas ha arrasado el planeta y ha condenado a la humanidad a vivir en la clandestinidad, al borde de la extinción, organizando pequeñas escaramuzas y sabotajes con la esperanza de revertir la situación… Por caprichos creativos (y es que nos encanta soñar con retroceder al pasado), surge el comodín del viaje en el tiempo, solo que en lugar de un soldado humano, se trata de Lobezno/Wolverine.

En el cómic es Kitty Pryde quien transfiere su conciencia a una versión más joven pero se ve que Ellen Page no es tan popular como Hugh Jackman; el cambio se justifica aludiendo a la inmortalidad de Lobezno, cuya mutación le permite regenerar los daños que pudiera sufrir su cerebro. Ya en 1973 (se cierra el círculo con un guiño a Terminator), la misión de Logan es encontrar a los jóvenes alter ego del Profesor Xavier y Magneto para dar con el paradero de Mística y evitar que cometa un crimen crucial para el futuro de la especie mutante.

Los Vengadores de Bryan Singer

Bryan Singer en el set de rodaje

Tras dejar la tercera entrega a Brett Ratner (para ocuparse de Superman) y el rechazo de Matthew Vaughn a continuar como director, Bryan Singer vuelve a tomar el mando de la franquicia mutante en el momento más delicado de su carrera; cuando su talento está más cuestionado que nunca y su vida personal salpicada por un feo escándalo sexual que podría apartarle de la silla de director en ‘X-Men: Apocalipsis’ (anunciada en la escena post-créditos).

Singer se encuentra cómodo volviendo a estos personajes una década después, se entiende bien con los actores, y su sentido del espectáculo sumado a un generoso presupuesto (200 millones de dólares) permite la creación de secuencias tan llamativas como el prólogo en el futuro post-apocalíptico, el asalto a la prisión (sin duda lo mejor del conjunto) o el acto final con Magneto desatado, un tramo influenciado por el Batman de Christopher Nolan, en montaje, épica y tratamiento del suspense.

Michael Fassbender es Magneto

Con una eficaz puesta en escena, un reparto sensacional (Ian McKellen, Patrick Stewart, Hugh Jackman, James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Peter Dinklage...) y el divertido despliegue de los superpoderes, la película resulta muy entretenida a pesar de su irregularidad y sus más de 2 horas de metraje se pasan volando. No me extraña que en poco tiempo se haya convertido en el título más taquillero de la saga con cerca de 700 millones recaudados en todo el mundo.

Lo peor de 'X-Men: Días del futuro pasado'

Mi problema con 'X-Men: Días del futuro pasado' es el endeble guion de Simon Kinberg. La trama es una bobada (demasiada complicación para frenar a Mística), la historia del futuro anclada, sobran personajes (Lobezno no encuentra su sitio, se desaprovecha a Quicksilver y Trask...), la fortaleza de los mutantes depende de lo que convenga en cada momento, y hay numerosos momentos chirriantes, como que Lobezno se asuste en el avión, Magneto tarde una eternidad en disparar o que Mística se recree mostrando habilidades que ya hemos en películas anteriores…

Peter Dinklage es el villano de X-Men: Días del Futuro Pasado

La he disfrutado, especialmente a ratos, pero me queda un regusto agridulce; es una lástima porque 'X-Men: Días del futuro pasado' contaba con el equipo, el material y los recursos para orquestar no solo la mejor película de la franquicia mutante sino también la mejor adaptación de un cómic de superhéroes. Quizá la siguiente, desde luego promete...

3,5/5

Otras críticas en BlogdeCine:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos