Compartir
Publicidad

El consumo de cine mundial se estanca y depende cada vez más de los grandes bombazos

El consumo de cine mundial se estanca y depende cada vez más de los grandes bombazos
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A veces da la sensación de que cada pocas semanas se baten récords de recaudación, por lo que cabe pensar que los ingresos del séptimo arte no paran de crecer a buen ritmo. No obstante, la realidad es distinta, ya que la taquilla mundial apenas aumentó un 1% durante 2016 hasta llegar a un total de 38.600 millones de dólares.

Además, ese tímido aumento rompe también con la tónica hasta entonces y se debe a lo logrado en Estados Unidos, donde la taquilla ha subido en un 2% hasta los 11.400 millones de dólares, mientras que los ingresos mundiales bajaron un 1% hasta 27.200, en gran parte por la ralentización de China, principal motor del crecimiento durante los últimos años y que en 2016 apenas creció en un 4% en la moneda local, pero en dólares descendió en un 1% hasta los 6.600 millones.

Sala

En esta ocasión han sido los espectadores de India y Japón los que han impedido que la caída se más acusada, pues allí los ingresos crecieron en un 28% y 27%. En el caso de España se superó la barrera de los 600 millones de euros -y los 100 millones de espectadores por primera vez desde 2009-, pero el 5% de crecimiento se ve compensado en parte por la devaluación de cerca del 3% del euro frente al dólar en 2016.

Tal y como señalaba en el caso chino, la clave es que los datos recogidos por la MPAA se centran en lo conseguido en dólares y dicha divisa pasa por un momento de gran fortaleza, por lo que algunos países bajaron solamente si se tienen en cuenta así. Eso no quita que en Europa, Oriente Medio y África los ingresos descendieron un 2,1%, aunque lo más llamativo se produjo en América Latina, donde la caída llegó hasta un llamativo 17%.

3d

Todo ello se traduce en que solamente cuatro de cada diez películas logró dar beneficios durante su paso por salas, por lo que esos bombazos a los que aludía antes tienen que compensar los fracasos. Quizá por ello los grandes estudios se estén centrando en los blockbusters y en 2016 las majors de Hollywood redujeran la cantidad de títulos estrenados en un 5%, aunque a cambio hubo más producciones independientes.

Por lo demás, destaca que el formato digital está cada vez más cerca de llegar a todas las salas del mundo. En 2016 logró ascender hasta el 95% a nivel global y el 98% en Estados Unidos. A cambio, el 3D siguió dando señales de debilidad en Norteamerica, donde solamente llega al 39% de las salas, mientras que en Asia representa un increíble 78%.

Vía | Variety
Imagen | FLickr

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos