Compartir
Publicidad

La Academia de Hollywood no volverá a contar con los responsables del ridículo en los Oscars

La Academia de Hollywood no volverá a contar con los responsables del ridículo en los Oscars
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ante la bochornosa confusión con los sobres al final de la gala de los Oscars, la Academia de Hollywood ha comenzado a tomar medidas. La primera y fundamental ha sido anunciar que no volverá a contar con los dos responsables de los sobres, empleados de PwC (PricewaterhouseCoopers), la empresa que lleva colaborando con la Academia durante 83 años.

Brian Cullinan y Martha L. Ruiz han sido señalados como los culpables de que el Oscar a la mejor película se entregara erróneamente a 'La La Land'. Mientras los aparentes vencedores comenzaban sus discursos de agradecimiento, todo se interrumpió durante unos caóticos instantes, hasta que el héroe de la noche, el productor Jordan Horowitz, tomó el micrófono, destapó la confusión y anunció que la verdadera ganadora era 'Moonlight'.

Los perdedores tuvieron un comportamiento tan ejemplar, y la felicidad de los vencedores fue tan inmensa, que el ridículo de los sobres quedó temporalmente en un segundo plano; pero ya estaba en marcha una investigación para averiguar los detalles de lo ocurrido. Cullinan fue quien entregó el sobre incorrecto a Warren Beatty, poco antes de que éste subiera al escenario con Faye Dunaway. Ruiz tampoco volverá a trabajar para la Academia; PwC les ha culpado de actuar con torpeza una vez que se descubrió el error.

Cuando Dunaway leyó 'La La Land', Ruiz avisó a su compañero de que no era el título correcto; al parecer, los empleados de PwC memorizan los ganadores como medida de seguridad, para evitar casos como el que vimos. Ambos acudieron con el director del escenario a comprobar el sobre que tenía en la mano Beatty, descubriendo que era el duplicado de seguridad del premio a la mejor actriz protagonista para Emma Stone. Al descubrirlo, puede oírse a Cullinan soltar: "Shit" ("mierda").

El tweet

Estos días se ha descubierto que PwC había prohibido a sus empleados publicar contenido en las redes sociales durante la gala, para evitar distracciones, pero Brian Cullinan cayó en la tentación. Hizo una fotografía a Stone y, posiblemente en las nubes ante la presencia de la estrella, olvidó su compromiso: publicó la imagen en Twitter (y la borró demasiado tarde) en torno al momento en el que debía estar pendiente del premio a la mejor película, mientras Beatty se quedaba perplejo leyendo que Emma Stone era la mejor película del año...

No es la primera vez que se equivocan con los sobres

Cabe señalar que ésta no ha sido la primera vez que se ha producido una confusión con los sobres de los Oscars. Sólo ha sido otra gran secuela de Hollywood. En 1964, Sammy Davis Jr. fue Warren Beatty, anunciando el premio a la mejor música original cuando era el turno de la canción. Claro, entonces no había redes sociales, no había "memes" que se burlaban de los implicados hasta la saciedad, y quizá los medios eran un poco más responsables, no estaban tan desesperados por llamar la atención.

O quizá no se le dio más importancia porque todos reaccionaron con mucho sentido del humor. Se quedó en una anécdota simpática y nada más, incluso se olvidó hasta ahora que ha vuelto a ocurrir algo similar. Sin embargo, lo del pasado domingo ha pasado de una situación muy incómoda a un auténtico escándalo. Y yo pregunto: ¿de verdad es para tanto? ¿Acaso no fue una gala memorable?

Posdata: ¿No es curioso que Cullinam se parezca tanto a Matt Damon, némesis (fingida) de Jimmy Kimmel?

Vía | NYTimes

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos