Compartir
Publicidad
17 razones por las que las películas de superhéroes son mejores que las series
Reflexiones de cine

17 razones por las que las películas de superhéroes son mejores que las series

Publicidad
Publicidad

Steven Spielberg asegura que los superhéroes pasarán de moda, sin embargo, ahora mismo es uno de los recursos más valiosos y rentables de Hollywood. Arrasan en taquilla y cada vez se hacen más películas: se adaptan más cómics, las franquicias son más extensas y los estudios se esfuerzan por proponer enfoques variados, sorprendentes y espectaculares, para mantener vivo el subgénero/negocio.

En la semana en la que se han estrenado el spin-off del Batman de Lego y el primer episodio de 'Legion', los compañeros de VayaTele nos lanzan un desafío: contestar a sus motivos por los que consideran que las series de superhéroes son mejores que las películas. Es evidente que la gran pantalla nos ha dejado basura y que de vez en cuando sobresale alguna serie, pero aquí van mis razones por las que el cine de superhéroes sigue siendo superior a las sagas televisivas:

Mejores historias

El mayor argumento a favor de las series es que proporcionan más tiempo para desarrollar las historias, y esto es cierto, pero sólo en teoría. La verdad es que las series tienen mucho relleno y realmente no cuentan demasiado. Las películas tienen una duración más limitada pero precisamente por eso los creadores se esfuerzan más en las narraciones, tienen que contar mucho en poco tiempo. Y si no se puede no pasa nada porque para eso están las secuelas.

Las sagas no pierden todo su interés

En relación con lo anterior, como hay mucho cómic por adaptar, las sagas son la única opción para poder exprimir al máximo los personajes. Por tanto, las secuelas no se ponen en marcha para sacar partido a un éxito sino para aprovechar el material y, claro, poder competir en un negocio en expansión que demanda cada vez más películas. En las series, es muy habitual que las historias pierdan interés con el aumento de temporadas, llegando a dar la sensación de un chicle demasiado mascado.

Mejores diálogos

Relacionado con el punto anterior, las prisas en las producciones de las series suelen perjudicar los diálogos, que a menudo dan vergüenza ajena. En el cine se cuida mucho más.

Mejores villanos

Son evidentes los problemas de Marvel con sus villanos en la gran pantalla pero, por suerte, no tenemos que limitarnos al catálogo de la compañía de Disney para encontrar antagonistas tan interesantes o más que los héroes.

Encarnaciones definitivas de los personajes

Los estudios quieren aprovechar la televisión para rentabilizar al máximo los personajes de los que disponen pero a la hora de la verdad, las mejores adaptaciones de los superhéroes y los supervillanos están en la gran pantalla. Los personajes de las series son como versiones de menor calidad, en todos los aspectos.

Los mejores "crossovers"

La primera película de los Vengadores fue todo un acontecimiento que ha servido de modelo para posteriores "crossovers" de superhéroes, tanto en cine como en televisión. Claro que en la gran pantalla es donde vamos a ver las reuniones más espectaculares.

Mayores espectáculos

Si hay un punto donde el cine triunfa claramente sobre la televisión es el nivel de espectáculo: los efectos visuales, la escala de las secuencias de acción... Ninguna serie resiste las comparaciones con las mejores películas de aventuras y fantasía.

Los universos más ricos

Los presupuestos más elevados permiten desarrollar mundos con mayor detalle y profundidad que en la televisión. Quizá no hay tanto tiempo para desarrollar los personajes o contemplar los espacios, pero hay más imaginación y creatividad, más capacidad para asombrarnos con las imágenes y las posibilidades de los universos plasmados en la gran pantalla. Y de nuevo, las franquicias permiten cubrir las limitaciones que tiene un largometraje.

Mejores cineastas

Por lo general, el cine consigue reunir a mejores directores que la televisión. Esta tendencia está cambiando, pero sigue siendo una realidad.

Mejores repartos

A veces, las series suponen oportunidades para actores que no suelen trabajar en el cine, y pueden demostrar su talento con grandes personajes, sin embargo, las grandes estrellas las encuentras en el cine y los estudios se están esforzando por conseguir a los mejores actores para sus sagas de superhéroes. No pretendo decir que no haya buenos actores en televisión, pero la cantidad de actorazos que reúnen las películas es incomparable.

Mejores dramas

Por lógica, los mejores guiones, los mejores directores y los mejores actores dan como resultado los mejores dramas. Hay episodios con buenas interpretaciones pero no llegan al nivel del cine; entre otros motivos por la realización televisiva, con demasiados cortes, suele entorpecer el tono y el trabajo del elenco.

Hablan del mundo en el que vivimos

Un ejemplo de lo relevante que es a veces el cine de superhéroes y lo bien que refleja nuestro mundo: en el primer discurso de Donald Trump como presidente había un extracto del discurso que da Bane en 'El caballero oscuro: la leyenda renace' ('The Dark Knight Rises').

Mejores homenajes a los cómics originales

Con obras como 'Watchmen' o 'Batman v Superman', Zack Snyder demuestra que la gran pantalla es el mejor espacio para rendir homenaje a las obras maestras del cómic. Nunca vamos a ver algo tan especial en televisión.

Eventos imprescindibles

Decía mi compañera Marina en VayaTele que las series gozan de más libertad porque hay menos expectativas puestas en ellas. Es una forma curiosa de defenderlas, pero tiene razón. Desde un punto de vista positivo, el hype que crean las películas es muy superior al de las series, son acontecimientos mundiales que se viven con intensidad en Internet y esto es un plus. Y está el morbo de saber qué taquilla hacen, si fracasan, los fichajes...

Propuestas para todos los públicos

El cine de superhéroes ofrece aventuras para niños y adultos, de hecho sus presupuestos suelen ser tan altos que los estudios intentan captar al mayor número de espectadores, pero hay películas más enfocadas para menores (ligeras y divertidas) y otras más apropiadas para mayores de 18 años (más serias y complejas).

Humor para todos los gustos

La industria de Hollywood ha descuidado al público adulto, la mayoría de adaptaciones se hacen aptas para adolescentes, pero de vez en cuando surgen propuestas para mayores de 18 años donde encontramos guiños y bromas que no suelen tener cabida en las demás propuestas. 'Deadpool' es el último ejemplo y con un poco de suerte, dará pie a más guiones gamberros e incorrectos.

Tienen finales (y algunos son memorables)

A diferencia de las series, las películas suelen tener finales, con lo cual ofrecen una experiencia más satisfactoria. No tienes que esperar semanas o años para saber cómo concluye la historia. Se continúan, hay más aventuras, pero cada película suele tener un inicio y un desenlace para la mayoría de sus personajes. Y aprecias más el escaso tiempo que pasas con ellos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos