Compartir
Publicidad

Meryl Streep es una... DIOSA

Meryl Streep es una... DIOSA
Guardar
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Meryl Streep recibía esta madrugada, durante la ceremonia de los Globos de Oro, el Premio Honorífico Cecil B. Demille por una carrera única, cuidada, variada y muy extensa. En activo desde hace más de 40 años, Streep acumula más de 70 películas en su filmografía, 19 nominaciones a los Oscar, de los cuales ganó inexplicablemente sólo 3, y otros tantos galardones que, suponemos, ocuparán una habitación enorme en su domicilio.

Es considerada la mejor actriz viva por críticos y cinéfilos de todo el mundo; fue galardonada con el Life Achievement Award del American Film Institute en 2004; Barack Obama le entregó la National Medal of Arts en 2010 por su contribución a la cultura americana -y mundial, añado yo-, y sólo 4 años después, la Presidential Medal of Freedom. Pero hoy, todo esto parece excesivo y coincidimos con Donald Trump en que Meryl Streep es la actriz más "sobrevalorada" de Hollywood y no lo habíamos visto hasta ahora. A continuación, unos pocos motivos:

Por 'La decisión de Sophie'...

Por la sensibilidad quebradiza con la que dota a Sophie, una polaca emigrante y superviviente de Auschwitz, el personaje que da nombre a la película que le valió su segundo Oscar, el primero como actriz protagonista, 'La decisión de Sophie' ('Sophie's Choice', Alan J. Pakula, 1982) y por ese sobrecogedor monólogo final mirando a cámara.

...y otras grandes interpretaciones

Pero mucho ha llovido desde entonces, y Meryl Streep ha ido afinando su actuación y hasta los papelesmás tontos, insiginifcantes y peor dibujados brillas ser tocado por la varita de la gran Meryl. Sin embargo, cuando le das un personaje complejo, lleno de claroscuros y tremendamente humano es cuando sucede la magia. Sólo algunos ejemplos son 'La mujer del teniente francés' ('The French Lieutenant's Woman', Karel Reisz, 1981), 'Memorias de África' ('Out of Africa', Sydney Pollack, 1985) o 'La Duda' ('Doubt', John Patrick Shanley, 2008).

Por su sentido del humor, su inteligencia, su humildad

La elección de sus personajes, sus discursos y entrevistas, que conozca los nombres de todos los miembro del equipo de la película en la que esté trabajando, que defienda la belleza real y sea la muestra viviente que una actriz pasados los 40 está en lo mejor de su carrera y tantas otras cosas, demuestran el gran sentido del humor e inteligencia de una mujer que se deja la piel en todo lo que hace.

Brilló con Woody Allen

La tercera película de Meryl Streep es, ni más ni menos, que la gloriosa 'Manhattan' de Woody Allen (1979). En la cinta, Streep da vida a la ex-mujer del personaje de Allen, que está escribiendo un libre en el que relata los detalles más íntimos de su matrimonio. Y claro, esto trae de cabeza al viejo Woody. Fue la primera y única vez que la actriz trabajó con Allen. Y nos encantaría que volvieran a encontrarse.

Por hacer humano lo inhumano

En 'El Diablo viste de Prada' ('Devil Wears Prada', David Frankel, 2006), Meryl Streep daba vida a la incombatible directora todopoderosa de una famosa revista de moda y hacía imposible la vida de la pobre Anne Hathaway. Streep consiguió hacer que, aún hoy, valga la pena revisionar la cinta por la incalculable cantidad de matices que otorgó a su personaje: un ser inhumano y sin escrúpulos que no se premite caer en debilidades. Unas debilidades que sabemos que tiene gracias a la mirada única de Meryl. Y así, con muchos otros trabajos.

Por dar -o no- la nota

¿Meryl Streep protagonizando un musical? Pero...¿sabe cantar? Las dotes interpretativas de la Streep son tales que no necesita tener una gran voz para interpretar soberbiamente una canción. Ha protagonizado la adaptación en cine de dos de los musicales más apreciados de Broadway: 'Mamma Mia!' (Phyllida Lloyd, 2008) e 'Into the Woods' (Rob Marshall, 2014) -por esta última estuvo nominada al Oscar a la Mejor Actriz Secundaria. Este año está en la carrera de premios por dar vida a una terrible aspirante a cantante de ópera en 'Florence Foster Jenkins' y oigan, cantar mal también tiene su mérito.

No hizo 'King Kong' por no ser lo suficientemente guapa

Meryl Streep

Esta foto de Meryl Streep en el metro de Nueva York en 1981 se hizo viral en 2015 porque apareció en una cuenta no oficial de la actriz junto a un texto, supuestamente dicho por Meryl Streep, sobre por qué no fue elegida para participar en 'King Kong' -finalmente fue Jessica Lange-. Aunque aquel texto no era del todo cierto, Meryl Streep se defendió y en sus 40 años de carrera siempre ha defendido la belleza real y auténtica, siendo un gran ejemplo y ridiculizando los estándards de belleza establecidos por la moda y la publicidad.

Por ser amiga de la Princesa Leia

Al recoger su Premio Cecil B. Demille, Meryl Streep ha señalado que se sentía afectada por la reciente muerte de Carrie Fisher y su madre, Debbie Reynolds -deducimos que su falta de voz se debe por haber asistido al funeral de ambas-. y ha terminado su discurso diciendo una preciosa frase que Fisher le había dicho una vez: "Toma mi corazón roto y conviértelo en arte". Y es que Streep dio vida al personaje inspirado -y escrito- por la propia Fisher en 'Postales desde el filo' ('Postcards from the edge', Mike Nichols, 1990), que retrataba la relación madre-hija de Reynolds y Fisher.

Y por supuesto, todos la odian

Y si, como yo, habéis visto algunos de los trabajos que nombramos -entre muchos otros-, y visto lo anteriormente expuesto, no tendrá ninguna duda en que sí, Meryl Streep es la actriz más "sobrevalorada" de Hollywood y que es una...DIOSA.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos